Las autoridades estadounidenses han advertido este martes a sus ciudadanos que deseen invertir en la criptomoneda venezolana, el petro, de que pueden ser perseguidos por la justicia a causa de las sanciones impuestas a Caracas, recoge Reuters.

Desde el Departamento de Tesoro estadounidense han anunciado que consideran adquirir petros sinónimo de otorgar crédito al Gobierno venezolano.

Además, desde el Gobierno estadounidense han recordado que esta operación “podría exponer a los estadounidenses a riesgos legales” ya que Washington impuso sanciones contra Caracas en agosto de 2017. Estas medidas restrictivas, entre otras imposiciones, prohíben comprar nueva deuda de Venezuela o a su entidad estatal petrolera PDVSA.

“Un instrumento del siglo XXI”

Maduro anunció el pasado diciembre la creación del petro para enfrentar la grave situación económica que atraviesa el país, producto de la llamada “guerra económica” y las sanciones económicas y financieras contra Venezuela, según el Gobierno.

Una de las ventajas de esa moneda, de acuerdo al Gobierno bolivariano, es que estará respaldada por los ingentes recursos petroleros que atesora Venezuela, considerados la primera reserva mundial de crudo. La oposición en el Parlamento, sin embargo, se refirió a la supuesta “ilegalidad” de la divisa.

Durante la VII Reunión del Consejo Político del Alba-TCP, el mandatario venezolano aseguró que la criptomoneda “es un instrumento del siglo XXI” y destacó que Venezuela ha llamado a los jóvenes entre 15 y 30 años a que sean la vanguardia de la minería electrónica.

Fuente de noticia