Compartir
José Armando Toribio.

José Armando Toribio

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO./El campo de República Dominicana esta pasando la mil y una con la actual gestión del PLD, tanto así que parece que se le olvido que de esa zona es que el pueblo se beneficia un 70%, de todos los alimentos se que comen en el País.

José Armando Toribio.

Desde que los peledeista tomaron el mando del poder la zonas rurales (llamase campo) han sentido un abandono total y rotundo, ya que a diario se ven como campesino llenan las ciudades manifestando desencanto por parte del gobierno.

Los espacios abandonados por los dominicanos han sido ocupados por la mano de obra haitiana que aun garantiza la cosecha aunque muchos prefieren trabajar en las construcciones que dejan un beneficio económico más alto.

El campo no está produciendo ni un 40 por ciento de la demanda alimenticia nacional, lo que demuestra la poca visión del gobierno hacia el campo, sabiendo que la agricultura es el soporte económico-alimenticio de una nación, y en la República Dominicana, no se invierte en ese renglón productivo.

Los actuales momentos se refleja una crisis en el sector arrocero, ya que para producir una tarea de arroz, se debe invertir 6 mil 500 pesos, por lo que los productores del cereal están a punto de colapsar.

El problema es que el desarrollo rural desapareció de la agenda gubernamental hace años porque ahí no hay mucho que robar.

En eso se le suma el deterioro de los implementos y maquinarias del sector agropecuario nacional, el cual presenta un avanzado deterioro, lo que hace que los productores tengan que alquilar los equipos al sector privado elevando aún más los costos de producción.

El hombre del campo no tiene un apoyo, sustentable por parte del ministerio de agricultura, ya que las quejas son constantes, los campos se encuentran sin caminos vecinales, sin créditos, semillas, agua, luz, salud, educación y asistencia técnica.

Otros ejemplos que se nota en la no ayuda por parte de la gestión del PLD, se refleja en el sector Huevo, este presenta una sobre producción de dicho productos, poniendo en riesgo a dicho sector que solo quiere una ayuda por parte de las autoridades

La crisis del sector productor de huevos ha llegado a niveles tan dramáticos en los últimos años que alrededor de 60 granjas han sido cerradas en Moca y la región del Cibao.

La ganadería de leche debió desaparecer hace años por las políticas públicas que favorecen la importación de leche en polvo.

Nadie quiere pagar lo que vale un litro de leche pura y nadie puede competir con ganaderos europeos que reciben miles de millones de dólares en subsidios de sus gobiernos.

Incluso es un sector que no recibe ayuda por crédito en cuanto falta un seguro agro pecuniario. El Estado goza de sus frutos sin proteger de ninguna forma la inversión.

Campo y ciudad son dos estilos de vida totalmente diferentes. Más espiritual, ligado a las tradiciones en el campo. Más frenético y secularizado en la ciudad.

No hay comentarios