Compartir
. “Pero él sentado en la silla —no se paró— me tendió la mano, así, una mano muy fría, y me dijo: ‘Bueno, que te vaya bien’. Y eso a mí me reventó. Me mató”.

Caribbean Digital

El chileno Leonardo Núñez Guerrero —quien dice haber trabajado durante más de 20 años junto a Don Francisco en Sábado gigante para luego perder su empleo repentinamente hace algunos meses— finalmente expuso su identidad, la cual mantuvo en secreto a lo largo de tres décadas.

. “Pero él sentado en la silla —no se paró— me tendió la mano, así, una mano muy fría, y me dijo: ‘Bueno, que te vaya bien’. Y eso a mí me reventó. Me mató”.
. “Pero él sentado en la silla —no se paró— me tendió la mano, así, una mano muy fría, y me dijo: ‘Bueno, que te vaya bien’. Y eso a mí me reventó. Me mató”.

Núñez contó con dolor la forma en la que, según él, Don Francisco se despidió de él cuando le avisaron que ya no seguiría en el programa.

“Le dije: ‘Don Mario (Kreutzberger, Don Francisco), supe que no sigo’. Yo esperé que Don Mario se parara, me diera la mano, me diera un abrazo y me dijera: ‘Gracias por haber trabajado conmigo’… o que me mintiera y me dijera ‘voy a hacer lo posible para que continúes’, aunque después me hubiera dicho ‘no continúas’”, relató Núñez. “Pero él sentado en la silla —no se paró— me tendió la mano, así, una mano muy fría, y me dijo: ‘Bueno, que te vaya bien’. Y eso a mí me reventó. Me mató”

El hombre rompió en llanto en medio de su testimonio, contando que hacía el programa con mucho cariño, y que ese día, luego de despedirse de esa manera de Don Francisco, se quedó dos horas llorando en su auto, en el estacionamiento del estudio.

El Día

No hay comentarios