Compartir
Lidia María Toribio Villa. Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

SANTO DOMINGO.- Las autoridades dominicanas extraditaron a Estados Unidos a una mujer reclamada por una Corte criminal de Nueva York para juzgarla por presunto tráfico de heroína, cargo que trató eludir huyendo de esa urbe hacia la ciudad de San Francisco de Macorís, donde fue arrestada hace cuatro semanas por la Dirección Nacional de  Control de Drogas (DNCD).

Lidia María Toribio Villa. Archivo.

La señora Lidia María Toribio Villa fue sacada del país por el Aeropuerto Internacional Las Américas (AILA), en el vuelo 494 de Delta Airlines, acompañada por dos agentes de U. S. Marshal, quienes la recibieron de manos de oficiales del Departamento de Investigaciones Especiales de la DNCD, dijo en un comunicado el portavoz oficial de esa institución, Roberto Lebrón.

Su arresto había sido autorizado por la Suprema Corte de Justicia, mediante la sentencia 3054-2099, emitida en octubre de 2009, a propósito de una instancia interpuesta por la ProcuraduríaGeneral de la República, atendiendo una solicitud encaminada por la justicia de los EEUU. Fue mantenida en la sede de la DNCD desde que se produjo su arresto, de acuerdo al informe de la agencia.

Toribio Villa está acusado de presunta conspiración para distribuir heroína, así como de posesión de ese tipo de narcótico y de arma de fuego, además de “ayudare instigar al uso y de esta” para promover el narcotráfico, entre otros cargos criminales enumerados en el expediente tramitado a las autoridades dominicanas, vía la embajada estadounidense. Será juzgada en la Corte del Distrito Sur de Nueva York.

La imputada, de acuerdo a las autoridades, era parte de una importante organización cuyos miembros se dedicaban a distribuir cocaína y heroína, entre otras narcóticos, banda que fue desmembrada por la Policía de la ciudad urbe, logrando escapar una parte de estos y los otros están presos en diferentes cárceles de la Unión Americana. Toribio Villa estaba refugiada en su ciudad natal, en el Nordeste del país.

Sin embargo, no fue hasta el mes pasado cuando la DNCD recibió la orden de arresto, suscrita por el Ministerio Público, por lo que procedió a ubicar a la dama para posteriormente detenerla, cumpliendo de ese modo con el mandamiento emitido por la SCJ, siempre ajustada su actuación a lo que establece la Constitución cuando se trata de un dominicano el que está envuelto en una presunto acción criminal.

No hay comentarios