Compartir
Dock Ellis, lanzador derecho de los Piratas de Pittsburgh. Archivo.

Por Rafael Baldayac

Redacción/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./ Dock Ellis, lanzador derecho de los Piratas de Pittsburgh, se despertó la mañana del sábado 12 de junio de 1970, en la casa de unos amigos, en su natal ciudad de Los Ángeles, convencido de que tenía el día libre, se tomó otra dosis de LSD -llevaba ya dos días de fiesta-, hasta que uno de su amigos de parranda se apareció en la habitación y le anunció que estaba anunciado para abrir ese día por los bucaneros y  debía estar en San Diego donde su equipo jugaría un doble choque contra los Padres.

Ellis se levantó se fue al aeropuerto y se subió a un avión rumbo a sus compromiso en San diego y horas más tarde saltó al terreno de juego bajo los efectos psicotrópicos de la droga. Su desempeño fue tan impresionante que logró completar un juego sin hit ni carrera contra los Padres.

El serpentinero de los Piratas sobrevivió a ocho bases por bolas para lanzar el no-hitter ante los frailes en el primer juego de una doble tanda. Era el quinto lanzador en la historia de la franquicia que lanzaba sin hits ni carreras. Varios años después de retirarse, el pitcher derecho dijo que había consumido gran cantidad de LSD antes del juego.
El nativo de Los Angeles, California, con 6-3 de estatura y 205 libras de pesos, estaba en su tercera campaña con los Piratas, logrando ese año de 1970 marca de 13-10, 3.21 de efectividad en 30 partidos, nueve completos, cuatro de ellos vía blanqueadas.

Cinco años después de su retiro, en 1984, Ellis admitía lo que todos sus compañeros aquella tarde sabían -el mismo catcher tuvo que utilizar cinta fluorescente entre los dedos para tratar de que consiguiera fijar su vista y parte de su mente en la señas que le enviaba – que había lanzado bajo los efectos de la LSD.

Tras revelar públicamente haber lanzado el juego sin hits ni carreras bajó la influencia del LSD, Ellis  se convirtiera luego en un acérrimo orador contra las adicciones a las drogas y el alcohol, falleció el viernes 19 de diciembre de 2008 victima de una cirrosis hepática.

Jugó en  una época cuando las drogas, el tema racial y otros asuntos de la sociedad estadounidense incidían sobre el béisbol, Ellis a menudo aparecía en el frente de batalla. Decía lo que pensaba y lo defendía mientras jugaba con peloteros como Willie Stargell, Dave Parker y Roberto Clemente.

Dock Ellis siendo un cotizado prospecto de los Piratas lanzó en la pelota dominicana para el equipo de las Águilas Cibaeñas terminando como líder en ganados y perdidos en la temporada 1966-67 con registro de 9-3 para 750.

Ellis ayudó a las Águilas a ganar la ronda regular (34-24)  y finalmente el campeonato bajo la rienda de Pete Peterson, venciendo en la final a los Leones del Escogido en ocho juegos.

Su carrera de 12 temporadas en las mayores, termino en 1979 con foja de 138-119 y 3.45 de efectividad en 345 partidos, 317 como abridor, 71 completos con 14 blanquedas tirando ocho campañas para los bucaneros y la restantes con Yankis, Oakland, Texas, Mets.
Su mejor temporada fue cuando tuvo 19-9 en 1971 año en que los Piratas ganaron la Serie Mundial, e hizo su única presentación en el Juego de Estrellas. En ese juego Ellis recibió uno de los jonrones más famosos en la historia de los juegos de estrellas, el batazo monstruoso de Reggie Jackson que pegó de la torre de iluminación del Tigers Stadium.
Ellis jugó en cuatro equipos de los Piratas que ganaron la División Este de la Liga Nacional. También lanzó para los Yanquis, Oakland, Texas y los Mets.
Ellis fue cambiado junto a Willie Randolph y Ken Brett desde los Piratas a los Yanquis por Doc Medich después de la temporada de 1975. Tuvo marca de 17-8 con los Yanquis en 1976 y ganó un juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana ante Kansas City.

Los Yanquis contrataron a Ellis en 1986 para asesorar a sus jugadores de ligas menores en referencia al abuso de las drogas y el alcohol.

“Espero hacer entender a estos jóvenes las presiones a las que esta sometido un jugador de Grandes Ligas y que ni el alcohol ni las drogas son la solución para aliviar esas presiones”, dijo Ellis en esa época.
Ellis mantuvo su campaña contra la adicción por el resto de su vida, y frecuentemente colaboraba con sus antiguos compañeros para apoyarlos en sus trabajos de caridad.

Una agencia cinematográfica neoyorquina junto al cineasta James Blagden convirtió en marzo del 2010 esta hazaña en“Dock Ellis and The LSD No-No”, un corto animado de poco más de cuatro minutos de duración que lograba más de 10 millones de visitas en YouTube. La película fue nominada a los premios Webbby, algo así como los Oscar de la red.

RB//////

No hay comentarios

Deja un comentario...