Director ejecutivo de la Asociación para el Desarrollo de Santiago (APEDI), Saúl Abreu.

JOSÉ ALFREDO ESPINAL

joseespinal.hoy@gmail.com

SANTIAGO.-   Las protestas que se registran en el pueblo haitiano por la falta de combustibles, las denuncias de corrupción administrativa y la crisis económica, impactan negativamente la economía dominicana por el vínculo comercial que existe entre los dos países.

Para el director ejecutivo de la Asociación para el Desarrollo de Santiago (APEDI), Saúl Abreu, la situación de Haití es lamentable y confió que se resuelva lo antes posible por el bienestar de su gente y las relaciones comerciales con este país.

“Esos problemas de Haití afecta la economía y deja muchos problemas en la parte social también”, señaló.

Dijo que es conveniente que todo vuelva a la calma para que haya estabilidad, tras indicar que para que se fortalezcan las relaciones comerciales va a depender de que exista una estabilidad.

Los disturbios en Haití han impedido que los comerciantes acudan al mercado binacional por la zona fronteriza de Dajabón por  temor a su integridad física y al saqueo de sus bienes. En cambio,  otros no asisten al intercambio comercial por la devaluación de la moneda en un 85 por ciento, lo que resta su capacidad de compra.

Debido a las protestas,  el pasado lunes las actividades comerciales mermaron en un 75 por ciento en el mercado binacional por Dajabón, pero iguales expectativas  se esperan para el intercambio comercial de este viernes, según explicó el presidente de la Federación de Comerciantes de Dajabón, Freddy Morillo.

Morillo informó que los extranjeros están protestando por tres factores fundamentales, los cuales son: falta de combustibles, descontento por el manejo de Petrocaribe y la devaluación en un 85 por ciento de la moneda haitiana.

Deja un comentario...