Compartir
El diácono permanente Odalis Acosta, durante la entrevista.

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.- Un diácono permanente de la Iglesia San Antonio de Padua del municipio de Laguna Salada en la provincia Valverde, manifestó su preocupación por los problemas sociales que padecen las comunidades de esta zona, entre los que destacó el brote de dengue que ya cobró la vida de un joven sacerdote.

El diácono permanente Odalis Acosta, durante la entrevista.
El diácono permanente Odalis Acosta, durante la entrevista.

Odalis Acosta llamó a las autoridades del Ministerio de Salud Pública para realice jornadas de prevención y eliminar los criaderos de mosquitos que transmite el dengue.

Asimismo, el religioso dijo las dificultades que tiene el municipio por la crisis económica, la delincuencia manifestada en los atracos, robos, así como los hechos de violencia que llevan luto y dolor a las familias.

Entrevistado este miércoles en el programa Convivencia, por Tele-Unión,  por el periodista Apolinar Ramos, director del semanario católico Camino, sostuvo que desde la iglesia trabajan formando a las personas, especialmente a los jóvenes para que se alejen de los vicios  y así poder contar con una sociedad más equilibrada.

“Nos preocupa la situación económica porque las situación anda mangas por hombro y las comunidades pobres no alcanzan el desarrollo”, expresó, al destacar que la gente de Laguna Salada como toda la Línea Noroeste vive de la agricultura, con la producción de arroz y banano.

Pueblos como el de Laguna Salada también sobrevive por las remesas.

El diácono permanente Odalis Acosta informó que la acción pastoral de la Iglesia San Antonio de  Padua comprende las comunidades de El Carril, El Cruce de Guayacanes, Palo Amarillo, Loma de Guayacanes, entre otras.

Valoró el servicio que brinda la Cristiandad, la Hermanada Sagrado Corazón de Jesús y la labor social que también realiza la Pastoral Juvenil, entre otros movimientos de la iglesia.

No hay comentarios