Compartir
Sede del PLD en Santo Domingo. Archivo.

 Redacción/Caribbean Digital

Además de Santiago, los planes fraudulentos se ejecutarían en todos los centros de votaciones del país el día de las elecciones.

SANTIAGO, República Dominicana./Una supuesta trama de fraude orquestada por el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), se pretende ejecutar en las elecciones presidenciales del 20 de mayo, donde instruyen a sus presidentes de colegios electorales y a sus delegados políticos dejar de firmar las actas de aquellos centros de votaciones donde su candidato haya perdido.

Sede del PLD en Santo Domingo. Archivo.

El presunto plan de fraude, que se descubre a pocos días del presidente Leonel Fernández reunirse en esta ciudad con el equipo de estrategia del candidato del gobierno,  ha sido detectado en Santiago, pero se cree que el mismo sería aplicado a escala nacional con los mismos fines.

Asimismo, en las mesas electorales donde sea de dominio de la oposición se establecería el paso de la jicotea para que los electores menos comprometidos se desesperen y se vayan a sus casas.

En el caso de los delegados y suplentes peledeísta, el presunto plan de fraude señala que en el caso de que el secretario está a su favor y el suplente no, pues deben comprarlo cueste lo que cueste, a fin de aplicar las estrategias establecidas de que desaparezca 10 cédulas de perredeístas viejos, hombres y mujer y que serán entregadas a un cuadro asignado en cada colegio para esos fines.

“Para que esto funcione adecuadamente, el secretario inscribirá a los electores en el formulario especial de concurrente bien despacio, para que al final queden muchas personas sin inscribirse la recogida masiva de cédula”, según un documento que expresa las instrucciones de disciplinas electorales del PLD, a las que Caribbean Digital tuvo acceso.

Otra de las instrucciones de los presidentes de colegios electorales y delegados políticos del PLD es establecer relaciones armoniosa con el delegado y suplente de delegado del PRD, manteniéndolos siempre ocupado para evitar que estos anden detrás del primer local chequeando la recogida de cédulas con las instrucciones anteriormente citada.

De acuerdo a las instrucciones dadas por el PLD a su gente que defenderá los votos de su candidato presidencial, el delegado peledeísta deberá por obligación tratar de observar de tres a cinco electores perredeísta en cada mesa electoral por diferentes motivos.

Según la estrategia del PLD, el buen delegado de ellos deberá contar por lo menos con siete activistas del partido en el centro de votación con instrucciones claras de acercárseles a las personas viejas, conocidos perredeístas para que los convenzan de que puedan marcharse a su casa y ellos les guarden el turno cuando regresen mas tarde.

Todo, según las estrategias, estará solicitándoles las cédulas para inscribirlos en caso de que les llegue el turno antes de que regrese y tan pronto las reciban deben desaparecer del lugar.

No hay comentarios