Compartir

Pedro Jiménez

Redacción/Caribbean Digital

NUEVA YORK; EE.UU.-Oficiales de la Policía de varios precintos persiguen activamente a un grupo de matones que asesinó de un batazo en la cabeza y una puñalada en el pecho al joven dominicano Damián Martínez, de 17 años de edad, quien estaba reclamando una devuelta de $109 dólares luego de estar participando en una fiesta celebrada en un apartamento de la avenida Bathgate.

Martínez fue declarado muerto en el hospital San Barnabás, donde fue trasladado por paramédicos. La policía no confirmó ayer domingo al móvil del crimen y dijo que se investiga el crimen.

Todavía no había arrestos en relación al caso. En medio de una discusión, la víctima fue tirada por unas escaleras y después de rodar peldaños abajo, recibió el batazo en la nuca.

Uno de los asesinos, le dio una estocada en el pecho, mientras el dominicano trataba de defenderse del salvaje ataque.

Un cuchillo de cocina fue al arma homicida. Una hermana de Damián, Starleena Vargas, dijo que los amigos del occiso, tuvieron que huir, porque los victimarios forman parte de una banda. “Mataron a mi hermano por $10 dólares”, añadió ella.

Relató que la discusión comenzó cuando su hermano trató de que le devolvieran el dinero. “Lo tiraron al piso y comenzaron a patearlo, cuando trató de esquivar las patadas, lo golpearon con bate de metal en la cabeza”, agregó la hermana que tiene 20 años de edad.

Martínez estudiaba el bachillerato (GED) y quería ingresar al ejército de los Estados Unidos en el 2011, luego que cumpliera los 18. Dejó una novia embarazada.

Cerca de 50 personas, entre parientes, amigos y vecinos, improvisaron un altar para recordarlo. La hermana dijo que tendrá que declarar como testigo ocular, porque lo vio todo, además de que nadie, quiere hablar con la policía por miedo.

Aixa Peña Soltrén, una prima del occiso, declaró que está contactando a algunos de los que presenciaron el asesinato para que declaren como testigos.

“Sólo queremos que quienes sepan algo que lo digan, cualquiera que estuvo allí, cuando mataron a mi primo puede ayudarnos para capturar a los matones”, añadió la joven de 22 años de edad.

Otra hermana de la víctima, Amanda Martínez, describió a Damián como un joven muy querido y que siempre tenía una sonrisa a flor de labios

No hay comentarios

Deja un comentario...