José Ramírez. Archivo
Por Domingo Hernández
El dominicano José Ramírez estuvo sumido durante la mayor parte de  la primera mitad de la presente temporada en una especie de inercia ofensiva.
Su  pobre desempeño  sorprendió a muchos, en razón de la  impresionante labor que ha tenido el antesalista de los Indios de Cleveland en los últimos años, incluida la temporada pasada.
Ramírez comenzó a hacerse sentir, a partir del 2016, en cuya oportundad bateó para 312 de promedio, con 11 cuadrangulares, 46 dobles, tres triples y 76 carreras impulsadas, en 152 partidos.
Además,  se robó 22 bases, negoció 44 pasaportes, se ponchó 62 veces y anotó 84 carreras. Ocupó el segundo lugar de la Liga Americana en dobles, fue séptimo en promedio y 10mo en porcentaje de embasarse (.363).
Ello le valió que la gerencia de los Indios, le renovaran el contrato por cinco años y 26 millones de dólares, con opciones para las estaciones correspondientes al 2022 y el 2023.
En el 2017, Ramírez ratificó que su desempeño anterior no fue casualidad,  explotó y se convirtió en una sensación, no sólo de su equipo, sino de la Liga Americana e incluso todas las Grandes Ligas. En la ocasión, el nativo de Bani, bateó para 318 de promedio, con 29 jonrones, 107 carreras anotadas y 83 impulsadas.
Esa impresionante actuación motivó que su nombre se vailoteara para ganar el premio de Más Valioso del nuevo circuito. De hecho estuvo entre los favoritos previo a las votaciones, aunque se quedó corto.
El año pasado, conectó 38 vuelacercas, su mayor cifra, anotó 110 vueltas y remolcó 105, para concluir bateando para 270. No hay dudas, si se parte de estas estadísticas, se trata de un jugador de la élite.Y ciertamente, se colocó como uno de los mejores tercera base del negocio.
De ahí la decepción que se ha producido en algunos fanáticos, muy en especial de los Indios, con el descenso que esperimentó en esta primera parte de la temporada.
No obstante, en esta segunda mitad, Ramírez parece que comienza a reencontrarse a si mismo.
El quisqueyano ha comenzado a despertar y de poco tiempo acá su promedio, que se había mantenido en ciento y pico, muy por debajo de 200, ha mejorado.
Sin el partido de anoche ante los Azulejos, Ramírez promediaba 235, con 10 jonrones, 47 carreras anotadas e igual cantidad de impulsada en 94 juegos y 362 turnos agotados.
En los últimos siete días, batea para average de 345, con dos cuadrangulares, seis carreras anotadas y ocho impulsadas.
Su proyección apunta a que podría terminar con 16 estacazos de cuatro esquinas, 77 carreras anotadas e igual cifra de remolcadas en 157 juegos y 592 turnos.
Es cierto que aún así, Ramírez, de apenas 26 años de edad, terminaría por debajo de lo esperado. Empero, en parte lograría reivindicarse y salvar de algún modo una campaña que, en principio, daba la impresión de que sería para el olvido. Y lo más importante de todo, es que comienza a aportar cuando los Indios, que buscan afanosamente clasificar a la postemporada, más lo necesitan. Su dirigente Terry Francona y su organización confían en él. Ojalá y pueda mantener el ritmo iniciado. Estén atentos.PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:  A propósito del apellido Ramírez, algunos fanáticos nos preguntan con frecuencia sobre los números de por vida de Manny Ramírez en el béisbol grande, quien militó en su brillante carrera  con equipos como: Los Indios de Cleveland (1993-2000) , Medias Rojas de Boston (2001-2008), Dodgers de Los Ángeles (2008-2010), Medias Blancas de Chicago (2010), Rays de Tampa Bay (2011).Aquí les van:Bateó 547 dobletes y 555 jonrones, remolcó 1.496 carreras y dejó promedio de por vida de .312. A ello súmele que fue Más Valioso en la Serie Mundial (2004),  participó en 12 Juegos de Estrellas y  ganó nueve Bates de Plata.!Suena la campana! !Climmp!