Compartir
Deplora contaminación planta de gas. Archivo

Caribbean Digital

 

 

SANTIAGO, RD.- La junta de vecinos Hermano Anselmo Inc., deploró hoy la pobreza, la contaminación y el estado de violaciones al imperio de la ley en el que han incurrido los auspiciadores de la ilegal planta de gas en la Bartolomé Colón en pleno centro de la ciudad.

Deplora contaminación  planta de gas. Archivo
Deplora contaminación planta de gas. Archivo

Sostiene la entidad del barrio mejoramiento social, que mientras las organizaciones representativas de los sectores vecinos y sus dirigentes, reclaman sus derechos y ejercen de manera olímpica, diáfana, honesta y en apego al régimen legalmente constituido, los de la ilegalidad solo saben actuar en desacato a la ley, por lo que debemos colegir entonces que a lo único que le temen es a la violencia.

Prueba de ello, es el caso de los acontecimientos que tuvieron lugar en el sector Los Ciruelitos, el año pasado, donde la población actuó enardecida frente a la pretensión de querer instalar allí una embasadora de glp sin su consentimiento, destaca la junta de vecinos Hermano Anselmo, Inc., en su nota de prensa.

No obstante, en esta parte de la ciudad, nosotros hemos recurrido a la justicia mediante un recurso de amparo con el apoyo de las distintas entidades, sociales, deportivas, educativas, comerciales, religiosas y comunitarias, en reclamo de nuestro derecho a continuar viviendo en paz y tranquilidad, sin ningún tipo de amenaza, tal como lo hemos hecho durante los últimos 60 años, afirma la organización de vecinos.

Refieren los vecinos organizados, que en cuatro audiencias y dos sentencias judiciales, en la primera y tercera sala de la cámara civil y comercial del juzgado de primera instancia del departamento judicial de Santiago, las magistradas Veras Peña y Ureña Núñez, dictaminaron por separado, disposiciones ordenando el cierre de la referida planta de gas, sin embargo, ambas fallas han sido desacatadas.

E incluso, añaden, que luego de la intervención del procurador fiscal de medio ambiente, que con auxilio de la fuerza pública hizo cumplir la primera decisión jurídica, y dejó al cuido de dicha fuerza el velatorio de la providencia calificativa, pero ahora resulta que por una orden de un político y durante la lóbregas noche del viernes 22 reabrieron nueva vez y de manera ilegal.

Cuál es la moraleja de todo esto? Se preguntan los dirigentes de la junta de vecinos Hermano Anselmo incorporada, y responden, evidentemente que estos señores solo entienden de dinero y poder, a ellos no les importa la vida humana ni las personas que habitan por tanto tiempo el entorno en donde han implantado su peligroso negocio.

Lo peor de todo es que se aprovechan de la ignorancia de la gente humilde y trabajadora que no repara en las supuestas iniciativas sociales que favorecen a un grupito de pobres preferidos privilegiados, para condenar y contaminar por siempre, a los miles que con tanto trabajo, sacrificio y sudor, han logrado construir y establecer con dignidad y decoro una modesta vivienda y un medio de sustento decente, plantea la nota de prensa.

Qué se puede esperar de una empresa cuya propaganda enarbola una supuesta vida sana y un medio-ambiente puro, pero en la práctica impone contaminación, violación y amenazas a fuerza de poder y el tráfico de influencia?, se preguntan los directivos de la junta de vecinos en su declaración escrita para la prensa.

Naturalmente que estos auspiciadores de la ilegalidad no quieren darse cuenta de la enorme carga de irresponsabilidad con que están promoviendo la negatividad y reforzando los contravalores en una sociedad gravada por la corrupción y la podredumbre, concluye la nota.

No hay comentarios

Deja un comentario...