Compartir

Caribbean Digital

Fuente: Yahoo.es

Mientras la mayoría de sus colegas de Hollywood está disfrutando de su descanso navideño en la isla caribeña de San Bartolomé, a Demi los paseos por la playa no le han endulzado el carácter. Más rebelde que de costumbre, la actriz se cabreó e hizo una “peineta” a los paparazzi que le perseguían. ¿Qué le ha pasado para que sorprendiera con un gesto de tan mal gusto?

La escultural Demi, que parecía una vez más una quinceañera con su look ‘hippie’, salió del exclusivo hotel donde se está alojando estos días, para visitar las tiendas que las firmas de moda más prestigiosas poseen por aquellos lares. No obstante, pese a que su cartera estaría con toda seguridad repleta de billetes, se fue de los establecimientos con las manos vacías.

Acompañada de su marido Ashton Kutcher, la estrella de 48 años se hartó de la presencia de los fotógrafos y utilizó su dedo corazón para demostrarles que le incomodaban. ¿Realmente tanto le molestaba que se interesaran por cómo miraba escaparates? ¿Tan íntimo era para ella ese momento?

Probablemente, la artista esté muy preocupada por el estancamiento de su carrera. Y, para que en el plano profesional siga sin levantar cabeza, el crítico David Thomson ha publicado un controvertidolibro en el que comenta que “no tiene sentido dramático”. Sin embargo, no debería tener tantos problemas para que le llegaran papeles en los que encarnara a mujeres más jóvenes, teniendo en cuenta su físico…

Enfundada en unos vaqueros cortos, pañuelo al cuello de rayas y unas gafas oscuras de sol, no se puede negar que está madurita cada vez luce más sexy. Si hace unos años se dejaba ver en biquini en raras ocasiones, en Año Nuevo ha cautivado al objetivo ligerita de ropa.

Pero las guapas también tienen sus complejos.“Me obsesiono y me miro al espejo y digo: ‘¿Dónde está esa arruguita que puedo coger y estirar alrededor de todo mi cuello y que dice, ayuda, mi cara se está cayendo y no puedo estirarla?'”, comentaba la protagonista de ‘La teniente O’Neil’, según recoge ‘ShowBiz Spy’. Sin duda, nadie es perfecto.

No hay comentarios