Compartir
De la Rosa y Carpio, primero desde la izquierda, junto a otros líderes religiosos.

Pedro Jiménez

Redacción/Caribbean Digital


DAJABON, RD.-El Arzobispo del Arquidiócesis de Santiago, Monseñor Benito de la Rosa y Carpio, definió de positiva la llegada al país de los Jesuistas hace 75 años, destacando que han ayudado de manera notable a la formación de líderes y al fortalecimiento de la espiritualidad de los dominicanos..

De la Rosa y Carpio, primero desde la izquierda, junto a otros líderes religiosos.

Monseñor de la Rosa y Carpio se refirió en estos términos al presidir la Eucaristía con motivo de la celebración de los 75 años de la llegada de los Jesuitas al país por la provincia de Dajabón. El Arzobispo representó al Cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, quien no pudo estar presente por razones de salud.

La actividad inició con una procesión que partió de la parroquia Nuestra Señora del Rosario hasta el multiuso del colegio La Altagracia donde se realizó la ceremonia con la asistencia de miles de feligreses de todo el país.

Los concelebrantes fueron los Obispos Diomedes Espinal de León, Diócesis Mao-Monte Cristi, José Dolores Grullón de San Juan De la Maguana, y el Obispo de Gonaïves, Haití, Monseñor Jean Pean, También los Padres Sergio Figueredo, en representación del superior de Miami y el provincial de la Compañía de Jesús en las Antillas, Fernando Polanco (Nano).

También estuvieron presentes varios sacerdotes Jesuitas de todo el país y representantes de Cuba, Haití, Estados Unidos y Miami, así como otros sacerdotes amigos.

En la homilía el Obispo de la Diócesis Mao-Monte Cristi, destacó las obras de los Jesuitas en el país en estos 75 años, citando la casa de Manresa Loyola en Santo Domingo, el Centro Belarmino en Santiago, y la Arquidiócesis de Santiago, las parroquias de Dajabón, Loma de Cabrera, Restauración y Partido, con su gran labor de evangelización en la zona.

En lo social, se refirió a los centros de educación, formación y capacitación en Loma de Cabrera y Santiago, y la creación de Cooperativas, Organizaciones y Grupos, para promover la unión entre las personas.

Medios de comunicación, como son Revistas, Radio Santa María y Radio Marién, calificada como la parroquia grande en la frontera, por donde se transmiten las clases de las Escuelas Radiofónicas Santa María”, a través de las cuales miles de dominicanos/as han podido estudiar y prepararse para ser mejores ciudadanos/as.

Así mismo,  de la Rosa y Carpio exhortó a los jesuitas a que se sigan preparándose cada día mejor para que les den una formación de calidad a los pobres que son los que más necesitan de esos hombres bien formados.


Retos de los Jesuitas.

Hacer un camino junto con la comunidad para recoger las lecciones de la historia, definir una nueva manera de organizarse tomando más en cuenta el trabajo interinstitucional, intercultural y binacional priorizar a que deben dedicarse más para servir mejor a los más necesitados de hoy.


Historia.

La Compañía de Jesús regresó a República Dominicana el 25 de junio del año 1936, después de haber estado aquí más de un siglo en la época colonial (1650-1767). Su regreso el 1936 fue para asumir la Misión Fronteriza residiendo en Dajabón.

El primero en llegar fue el Padre Felipe Gallego, a los pocos meses el Padre Segundo Vásquez González y el Padre Eloy Mariscal Rodrigo. Estos fueron los pioneros de una misión en la que se destacarían más tarde el Padre Antonio López de Santa Anna, el Padre Zaragoza, Mauro Paz, Donato Cavero, Bedoya, Yayo entre otros, o sea que una cincuentena de Jesuitas han trabajado en la frontera hasta el día de hoy.

No hay comentarios

Deja un comentario...