Compartir

En Chile hay una cumbre de presidentes latinoamericanos donde se definen estrategias y alianzas para la región. El presidente argentino, Hernán Blanco (Ricardo Darín), tendrá que tomar dos importantes decisiones, una política y otra personal que tiene que ver con su traumatizada hija. El joven director argentino Santiago Mitre arma con ‘La cordillera’, su tercer largometraje, un drama político de suspense más cercano a ‘House of Cards’ que a ‘El ala oeste de la Casa Blanca’. Más cínico y paranoico que idealista.

Y aunque parezca mentira, Ricardo Darín, que no interpreta a un hombre común, está a la altura, si no por encima, de Martin Sheen y Kevin Spacey. Una película que, según su director, bebe tanto del cine de Polansky como de las novelas de Julio Cortázar y Adolfo Bioy Casares. También de Hitchcock. Hay escenas oníricas e hipnosis, como en ‘Recuerda’. Pero, sobre todo, está Darín, al que hasta nos creeríamos de Puigdemont.

Más ‘Star Trek’

'Star Trek' vuelve, renovada, 51 años después.
‘Star Trek’ vuelve, renovada, 51 años después.

Después de 51 años del estreno de ‘Star Trek’ (de ‘La conquista del espacio’, como se llamaba en España), vuelve la serie a la televisión. A CBS All Acces y aquí a Netflix, es decir, pagando. Aunque empezó con dos capítulos, ‘Star Trek: Discovery’ se puede ver semana a semana, nada de soltar todo el material. La nave es el USS Shenzghou y la comandante, una mujer.

Y ya sé que Kate Mulgrew (la Red de ‘Orange is the New Black’) era la capitán Janeway de ‘Star Trek: Voyager’. La comandante Michael Burham (Sonequa Martin-Greer) es una humana educada por vulcanianos. Su mentor es el padre de Spock, porque la acción se desarrolla mucho antes que la serie original.

Por eso tampoco está la Enterprise. Pero sí hay klingons, kelpianos y otros bichos. A los que ven cualquier versión de ‘Star Trek’ como una cosa infantil, nada que decir. A los que gusta ‘Star Trek’, decir que esta tiene muy buena pinta. Y hace tiempo, aunque no 51 años, que esto no pasaba.

La dulce adolescencia

Portada del libro 'El deshielo'.
Portada del libro ‘El deshielo’.

‘El deshielo’ es el deslumbrante debut literario de Lize Spit, una escritora belga nacida en 1988. Pese a la juventud de su autora, la novela se convirtió en un exitazo. Hasta el ayuntamiento de su pequeño pueblo le propuso -lo rechazó- crear una ruta turística por los escenarios del libro.

Y eso que hay miseria, violencia, abusos y crueldad entre adolescentes, venganzas… Laurens, Pim y Eva son tres niños nacidos en 1988 en la pequeña ciudad de Bovenmeer (la real es Viersel). Los chicos iniciaron un escabroso juego que tendría graves consecuencias. 13 años después, Eva vuelve a Bovenmeer para ajustar cuentas.

En parte autobiográfica y en parte ficción, Spit dice que dejó fuera las cosas más feas. Por la gente afectada más que por los lectores. También dejó fuera cosas positivas “porque la gente no siempre es tan mala”. Lo sorprendente es que los que más se molestaron fueron los vecinos que no se vieron recogidos en el libro.

Con la bendición de Stephen King

Portada del libro 'El club de los mentirosos'.
Portada del libro ‘El club de los mentirosos’.

La escritora estadounidense Mary Karr (1955) publicó una novela autobiográfica en 1995 que estuvo en la lista de ‘best sellers’ del ‘New York Times’ durante un año. Como “extraordinaria” la calificó Michiko Kakutami, la temida crítica del periódico ahora ya jubilada. Otros elogiaron su “humor letal, ingenio gótico y asombrosa lucidez para el recuerdo”.

En ‘El club de los mentirosos’ (Errata naturae) cuenta de forma humorística su tragicómica niñez en Texas. Mary tiene un padre borracho, una hermana que con 12 años planta cara al ‘sheriff’ y una madre con muchos exmaridos y algunos secretos que será la clave de la historia. “Así es como tienen que ser unas memorias”, dijo Stephen King.

Seguro que también te interesa…

El pequeño Sheldon Cooper

Obra maestra o porquería

Helen Mirren, la sospechosa habitual

Viajar en el tiempo

Fuente de noticia

No hay comentarios

Deja un comentario...