Compartir

Nelson Peralta

Especial/Caribbean Digital

 

SANTIAGO, RD./ La crisis interna y futura división definitiva del Partido Revolucionario Dominicano, “se transfiere sin solución al próximo año 2013”, ante la incapacidad de su liderazgo de ponerse de acuerdo para superar las diferencias, tras la convención  y posterior elecciones presidenciales.

Estas divergencias entre Hipólito Mejía y Miguel Vargas, que parecen insalvable, deja un vacío muy profundo en la oposición política de la República Dominicana.

No hay dudas, que esa desagradable coyuntura afecta a los dominicanos y deja campo abierto (la cancha completa) al gobierno para que actúe, pues no tiene un partido opositor que lo obligue a mantener el equilibrio en la administración pública.

La falta de un acuerdo entre Mejía y Vargas, no es por ausencia de mediadores, ha habido de sobras, pero parece que su desacuerdo, no es político, sino personal-familiar, donde la soberbia ha estado por encima del interés partidario.

La discrepancia de los dos referidos líderes del PRD, ha llegado a niveles tales, que muchos profesionales, políticos y amigos de ambos, no se atreven a iniciar una mediación porque temen ser ignorados.

Esas divergencias, no hay dudas que conduce al PRD a su autodestrucción y seguir el proceso de disminución de su influencia en el sistema partidario dominicano.

Todo comenzó con el proceso de las elecciones internas del PRD en marzo del 2012, cuando Hipólito Mejía de un 6% en las encuestas gana la contienda a Vargas que lo tenía todo en la mano. De esa derrota, el presidente del partido blanco no se repuso, pero tampoco perdono las supuestas maniobras en su contra, por lo que negó su respaldo en las elecciones presidenciales pasadas que perdió mejía y el PRD.

Durante las elecciones pasadas, Vargas hizo pose en la proclamación del candidato presidencial Mejía, pero jamás tomó participación de las elecciones, a pesar de los pedidos hasta el cansancio de que se uniera a la lucha.

Ahora, la situación es difícil  y todo parece indicar que la división del Partido será un hecho, porque no ha valido mediación.

Comisiones, familiares, Torrijos, Nelson Espinal Báez, experto en conflicto, William Jana, directores de periódicos, la Internacional Socialista, han podido lograr un acercamiento entre Miguel Vargas e Hipólito Mejía para superar la crisis.

Sin lugar a duda, el PRD llegará al año 2013 en su tradición, sus luchas intestinas  que a lo único que contribuye es a su autodestrucción.

No hay comentarios