Compartir
Leonel Almonte. Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

La Cámara Penal de la Corte de Apelación de San Cristóbal conocerá este lunes 01 de octubre la apelación interpuesta por el Ministerio Publico, representado por el Procurador General de la Corte de Apelación, Faustino Pulinario, así como el recurso de apelación de las victimas directas, los señores Cristian C. Caraballo, Rosa N. Caraballo y Reynilda del Carmen Rodríguez, contra el banquero Leonel Almonte, que fue favorecido con una libertad domiciliaria.

Leonel Almonte. Archivo.

Los afectados por la quiebra de las instituciones financieras de Almonte seràn representados por los abogados Pompilio Ulloa Arias, Ricardo Díaz Polanco y Angel Moneró Cordero, que durante 19 años persiguieron la sanción del mayor escándalo de fraude que sacudió el sistema bancario de la República Dominicana en la década de los 80s.

La sentencia que revisará la Corte de apelación fue dictada por el Juez JOSE IGNACIO MEDRANO, el 10 de agosto del 2012, quien concedió la libertad al ex banquero LEONEL LEANDRO ALMONTE VASQUEZ, mediante una sentencia en la que se limitó a expresar “Se acoge la libertad solicitada por los abogados del banquero” sin exponer razones de ningún tipo. Luego el mismo Juez concedió libertada domiciliaria a otros banqueros, por lo cual enfrenta acusaciones de peculado, prevaricación y faltas graves previstas por el Código de Ética Iberoamericano para la administración de Justicia.

Amplios sectores sociales y medios de prensa tienen serias expectativas sobre la audiencia de mañana, por tratarse de un caso de interés nacional, por haberse privilegiado a LEONEL ALMONTE, quien quebró el Banco Universal desde adentro, autoprestandose el 83.7% de los Activos corrientes del banco, según informe de la Superintendencia de Bancos.

Leonel Almonte fue condenado a 15 AÑOS de cárcel y al pago de 90 millones de dólares a los ahorrantes por la defraudación de que fueron objeto, razones que no fueron tomadas en cuenta por el Juez José Ignacio Medrano para liberarlo definitivamente y mandarlo a su casa sin custodia y bajo la supuesta vigilancia de un hijo del Banquero que vive en Estados Unidos, así como enviarlo a residir a un una jurisdicción donde el Juez no manda y sin designar en su sentencia otra autoridad que supervise, lo que equivale a una revocación efectiva de la condena ratificada por la Suprema Corte de Justicia.

Luego se supo que Leonel Almonte desde antes de salir hacia la audiencia donde obtuvo su libertad, había dejado todo recogido y había negociado su suite en la Cárcel de Najayo, por la certeza anticipada de que el Juez Medrano Queliz, lo liberaría inmediatamente, objetivo que consiguió sin el mas mero análisis de la complejidad del caso, la ausencia de regeneración del condenado ni el cumplimiento de la condena, ni en cuanto a la pena ni tampoco en el pago de las deudas a los ahorrantes defraudados, lo que ha sido visto como un amarre previo del Banquero.

Leonel Leandro Almonte Vásquez, fue declarado culpable por la comisión de los ilícitos de estafa, abuso de confianza y asociación de malhechores, previstos en los artículos 405, 408, 265, 266 del Código Penal, tras haberse comprobado que se dedicaba a recoger dinero del publico amparado en empresas fantasmas y que se embolsillaba los dineros todos los días, sin pasarlos por banco alguno, sino que lo depositaba en sus cuentas en Dólares en Estados Unidos y a la compra de sus lujos, desde un Avión Jet, hasta lujosos yates, mansiones, terrenos y propiedades que mantiene muy solapadas a nombre de testaferros. En impuestos internos una hija del Banquero que nunca se le ha conocido trabajo, tiene a su nombre 27 vehículos de lujo.

Las victimas y la sociedad en general reclaman que el Poder Judicial de señales de hacer respetar la Constitución en su art. 149 que fue uno de los textos ignorados deliberadamente por el Juez complaciente, causando vergüenza y decepción a todo observador sensato como dice el código de Ética Judicial, no poniendo en libertad a los banqueros y siendo implacable solamente con los roba sala

No hay comentarios