Compartir
El presidente de Ecuador, Rafael Correa. Archivo

Caribbean Digital

Quito,  (PL)El presidente de Ecuador, Rafael Correa, ratificó este viernes que la decisión de otorgarle asilo al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, se tomó de manera soberana.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa.

“Después de casi dos meses de analizar las bases jurídicas, el Gobierno soberanamente decidió otorgarle el asilo”, subrayó el jefe de Estado en entrevista con medios de prensa en Loja (sur).

Correa dijo que Assange podría quedarse “indefinidamente” en la embajada ecuatoriana en Londres donde se encuentra desde el pasado 19 de junio, porque el gobierno británico se niega a darle el salvoconducto.

“El factor fundamental por el que se le ha otorgado el asilo diplomático al señor Julian Assange es porque no se garantizó su no extradición a un tercer país, jamás para tratar de interrumpir las investigaciones de la justicia sueca sobre un supuesto delito”, enfatizó Correa.

Su Gobierno nunca ha negado que se investigue a Assange por los supuestos delitos sexuales que se le atribuyen en Suecia, “no hay garantías de que no se lo extradite (…) Ni siquiera está acusado, recién lo están investigando”, aclaró Correa.

Incluso, recordó, el Gobierno ecuatoriano ofreció las facilidades al fiscal sueco para que acudiera a la Embajada en Londres para que le interrogara, pero las autoridades judiciales del país escandinavo se negaron.

Ayer jueves, el Gobierno de Ecuador concedió asilo a Assange, quien es cuestionado por haber revelado cables diplomáticos de varios países, entre ellos Estados Unidos, donde podría ser juzgado por tribunales especiales y militares, y correría el riesgo de ser condenado a pena de muerte, explicó el gobernante.

A través de WikiLeaks, el periodista e informático australiano mostró entre otros asuntos, las infracciones de la llamada guerra contra el terrorismo emprendida por el gobierno de Estados Unidos y sus aliados.

El ataque aéreo en Bagdad del 12 de julio de 2007, Diarios de la Guerra de Afganistán y los Registros de la Guerra de Iraq, son algunas de las revelaciones que exponen delitos consentidos por el Pentágono.

Entre otras muchas amenazas recibidas por el australiano luego de sus filtraciones, Sarah Palin, del Partido Republicano de Estados Unidos, pidió a través de su página en Facebook a la administración de Barack Obama que capturara a Assange ya que debe tener la misma urgencia que perseguir a Al Qaeda y a los líderes talibán.

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios