Compartir
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y su homóloga argentina, Cristina Kirchner.

Caribbean Digital

QUITO, AFP. – El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, negó el sábado haberse molestado con su homóloga argentina, Cristina Kirchner, por un acuerdo de su gobierno con la petrolera Chevron, acusada de contaminación ambiental en Ecuador, tal y como afirmó el diario argentino La Nación.  Durante su informe semanal de labores, Correa sostuvo que “la misma publicación de La Nación dice que la reunión fue privada y a puertas cerradas. ¿Entonces cómo rayos saben de lo que hablamos? ¿Tenían micrófonos espiándonos?”.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y su homóloga argentina, Cristina Kirchner.
El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, y su homóloga argentina, Cristina Kirchner.

En la nota publicada el viernes, La Nación asegura que el presidente ecuatoriano “le expresó en forma reservada su ‘malestar’ por el acuerdo entre YPF y la petrolera norteamericana Chevron” a Kirchner.

Correa aseguró que esa afirmación “es mentira, una grosera falsedad” y agregó que “jamás puedo ser tan grosero como para interferir en la decisión soberana de Argentina de contratar a quien bien tuviera para explotar sus recursos naturales”.

La petrolera estadounidense, acusada de ocasionar daños ambientales en la Amazonía ecuatoriana, se asoció con la estatal argentina YPF para explotar un yacimiento de crudo en Vaca Muerta, en la provincia de Neuquén (sudoeste), proyecto en el que invertirán 1.240 millones de dólares.

Chevron había alertado recientemente en un aviso pago en diarios argentinos que “falsas denuncias” en su contra por contaminación en Ecuador pueden afectar su desarrollo en Argentina.

Los demandantes ecuatorianos, miembros de comunidades indígenas de la Amazonía, acusan a Texaco, adquirida por Chevron en 2001, de haber provocado contaminación mientras operó en Ecuador, entre 1964 y 1990.

En 2011, la empresa fue condenada por la justicia ecuatoriana a pagar 19.000 millones de dólares por daños ambientales, en el marco de un juicio considerado fraudulento por Chevron, que llevó el caso a tribunales internacionales en busca de que el Estado ecuatoriano asuma la responsabilidad por las reparaciones.

Por otro lado, la Corte Suprema de Justicia argentina dejó este año sin efecto un embargo por esa misma cifra contra la petrolera norteamericana que había impuesto un juez de primera instancia a pedido de los abogados ecuatorianos.

Correa aseguró que le dijo a su par argentina que no se preocupara “porque no voy a hacer ninguna declaración” contra el acuerdo entre YPF y Chevron.

No hay comentarios

Deja un comentario...