Compartir
Las autoridades medioambientalistas están al acecho para enviar a los tribunales de justicia a cuantas personas violen las disposiciones oficiales que prohíben la caza de diferentes moluscos marinos, especialmente en las costas de Puerto Plata.
Caribbean Digital
El otrora caudaloso río San Marcos apenas se ha convertido en un pequeño torrente que baja lecho abajo para desembocar en el océano atlántico por el barrio Playa Oeste del municipio de Puerto Plata.
PUERTO PLATA./ Este afluente que en décadas pasadas fue caudaloso, con aguas cristalinas, en la actualidad tiene su lecho en estado de muerte.

Las autoridades medioambientalistas están al acecho para enviar a los tribunales de justicia a cuantas personas violen las disposiciones oficiales que prohíben la caza de diferentes moluscos marinos, especialmente en las costas de Puerto Plata.
La nostalgia invade a una gran parte de la población puertoplateña, la que recuerda que el río San Marcos sirvió de referente para el baño, pero que ahora sus aguas están contaminadas.
Incluso, la famosa poza “La Sepultura” que se localizaba debajo del puente de este río, cuyo nombre se debió a la profundidad que tenía la misma, hace años que desapareció.
En el cause ahora se observa en vez de un torrente de agua a grupos de gallinas, incluyendo otros animales de corral, pastando en su ribera, porque su caudal ya no es el mismo de años anteriores.
Los factores que han afectado este río son la tala de árboles en la montaña Isabel de Torres, instalación de cañerías de un matadero que funciona en San Marcos Arriba, entre otros.

No hay comentarios

Deja un comentario...