Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.-Tomar alcohol y Acetaminofén aumenta el riesgo de sufrir enfermedades del riñón de acuerdo a lo publicado por HealthDay News el 4 de noviembre del año 2013 aunque el consumo de alcohol sea ligero puede duplicar los riesgos afirma el medio de prensa especializado en temas de salud.

 Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Las personas que han tomado alcohol no deben consumir acetaminofén (tylenol, winasorb, acetamin, dolenol) y viceversa, los que han ingerido este fármaco no es recomendable que consuman alcohol hasta cuando pase el efecto del medicamento.

El consumo de acetaminofén se ha asociado a enfermedades del hígado y fuera de ese inconveniente es considerado un fármaco confiable, siempre y cuando se tome en las dosis recomendadas; pero el doctor Martín Zand, director de los programas de trasplantes de riñón y páncreas del Centro Médico de la Universidad de Rochester, New York, afirma que el alcohol y el acetaminofén, consumidos por separado, se han vinculados a enfermedades de los riñones y del hígado.

Hasta hace poco se pensaba que si una persona tomaba alcohol e ingería acetaminofén no tenía ningún problema importante y que el único inconveniente era que el medicamento no le hacía efecto.  Sin embargo, una investigación del doctor Harrison Ndetan de la Universidad de Parker de Dallas, presentada en Boston durante la reunión de la Asociación Americana de Salud Pública, en la primera semana de noviembre del año 2013, que tomar acetaminofén habiendo consumido alcohol aumenta en un 120 por ciento la posibilidad de sufrir enfermedad del riñón.

La situación es peor de lo que pensamos porque mucha gente toma acetaminofen para la resaca e incluso, algunos productos para tratar este problema contienen esta sustancia activa.

No hay comentarios

Deja un comentario...