Compartir
El cónsul en Nueva York, Máximo Corcino, comparte con estudiantes sobresalientes de origen dominicano.

Servicios/Caribbean Digital

Nueva York./Al entregar reconocimientos a estudiantes sobresalientes de origen dominicano, el cónsul general en esta ciudad, Máximo Corcino, destacó el avance alcanzado por la comunidad dominicana en el aspecto económico, social y profesional, lo que le ha permitido escalar a posiciones de importancia en instituciones estatales y contribuir al desarrollo y el progreso de la República Dominicana.

El cónsul en Nueva York, Máximo Corcino, comparte con estudiantes sobresalientes de origen dominicano.

Destacó que en esta ciudad vive un millón 200 mil ciudadanos dominicanos que envían cada año cerca de 3 mil millones de dólares en remesas, con lo cual impactan de manera positiva en la calidad de vida de sus familias y aportan a la estabilidad económica de la nación.

“La mayoría de los dominicanos son reconocidos como ejemplo de trabajo y de honestidad por las organizaciones sociales y las autoridades norteamericanas”, expresó.

Para apoyar su aseveración, Máximo Corcino, hizo referencia a decenas de dominicanos que ocupan posiciones de alto nivel en el sistema educativo, en prestigiosas universidades y en la actividad política entre ellos el senador estatal Adriano Espaillat, el asambleísta Guillermo Linares y varios concejales que realizan una labor vital en la defensa de los intereses de los dominicanos.

Hizo un llamado a la unidad de esfuerzos entre todos los sectores de la diáspora para apoyar la culminación exitosa del gobierno del presidente, doctor Leonel Fernández y concretar el proyecto de nación que pondrá en marcha el licenciado Danilo Medina, quien asumirá la Presidencia el 16 de agosto próximo.

“Estoy seguro que los dominicanos residentes en el exterior tendrán un trato especial en el nuevo gobierno”, manifestó

El cónsul Máximo Corcino habló en el reconocimiento a 250 estudiantes que alcanzaron niveles de excelencia en las escuelas públicas, donde también se destacan por la realización de labores sociales orientadas a la solución de problemas en sus comunidades.

Como lo establece el reglamento del Premio, los galardonados fueron escogidos por los directivos de los distritos escolares de sus escuelas en Nueva York, Connecticut, Pensilvania y New Jersey, que obtuvieron calificaciones entre 95 y más de 100 puntos.

Previo al inicio del programa, el auditorio guardó un minuto de silencio, como homenaje póstumo al ex cónsul general, licenciado Rafael Evans, fallecido recientemente y quien trabajo con estoicismo en la consolidación del Reconocimiento.

El lauro académico es otorgado por el Consulado por 16 años consecutivos, inspirado en el Premio instituido en la República Dominicana por el excelentísimo señor presidente, doctor Leonel Fernández en su primer gobierno en 1996, como parte de su interés por mejorar la calidad de la educación y promover el talento la capacidad creativa de los estudiantes.

En el acto también hablaron las licenciadas Milady Báez, primera mujer dominicana en ocupar la posición de superintendente del sistema escolar de Nueva York, y cofundadora de la Asociación de Administradores, directores y Superintendentes de las escuelas y Angélica Infante directora Ejecutiva de la Oficina de Lenguas.

El cónsul general impuso las medallas y entregó los certificados a los estudiantes galardonados, una distinción que agradecieron Rosibel Taveras de Porth Richmond High School y Kevin Rossi, los más sobresalientes del grupo.

Manifestaron satisfacción y orgullo por lo que consideraron un gesto honorable del Consulado de Nueva York entregar cada año un Premio que enaltece a los estudiantes dominicanos y los promueve como ejemplo de excelencia en esta nación.

Pese a sus problemas de autismo, Kevin Rossi ganó los máximos galardones que entrega el departamento de Educación y obtuvo las mejores calificaciones a nivel estatal, por lo cual recibió becas para ingresar a prestigiosas universidades como Harvard, Columbia, entre otras.

Ante un público entusiasta y jubiloso, hicieron público su compromiso de contribuir con los esfuerzos del gobierno de la República Dominicana y del nuevo presidente, licenciado Danilo Medina para crear mayores oportunidades de desarrollo, progreso y bienestar a la juventud dominicana residente en Nueva York.

En esa actividad, Máximo Corcino entregó placas de reconocimiento Julio Isidor de la empresa Cibao Meat, Lourdes Jardines de Inca Kola, Teresa Rodríguez de United Health Care, Marilea Alejo de Health Plus Amerigroup y al empresario Ruddy Fuertes, como tributo de gratitud a su permanente colaboración con el reconocimiento desde que fue creado, durante su gestión como cónsul general en 1996.

 

 

 

 

No hay comentarios

Deja un comentario...