Compartir
El cónsul general Luis Lithgow, al centro, junto a los monseñores Josu Iriondo, Julio César Corniel Amaro y Gabriel La Paz, entre otros obispos y sacerdotes, muchos de ellos pastores de parroquias en la nación dominicana y de varias ubicadas en zonas donde residen numerosas familias dominicanas en esta ciudad.

ADALBERTO DOMINGUEZ

Especial/Caribbean Digital

NUEVA YORK.-Con la presencia de obispos, sacerdotes, diáconos y laicos dominicanos y de otras nacionalidades, el Comité Arquidiocesano de la Virgen de la Altagracia celebró su banquete de gala, al cual asistió como invitado especial el cónsul general de la República Dominicana en esta urbe, Luis Lithgow, quien anunció que monseñor Josu Iriondo, será declarado hijo adoptivo y ciudadano distinguido de su país.

El cónsul general Luis Lithgow, al centro, junto a los monseñores Josu Iriondo, Julio César Corniel Amaro y Gabriel La Paz, entre otros obispos y sacerdotes, muchos de ellos pastores de parroquias en la nación dominicana y de varias ubicadas en zonas donde residen numerosas familias dominicanas en esta ciudad.
El cónsul general Luis Lithgow, al centro, junto a los monseñores Josu Iriondo, Julio César Corniel Amaro y Gabriel La Paz, entre otros obispos y sacerdotes, muchos de ellos pastores de parroquias en la nación dominicana y de varias ubicadas en zonas donde residen numerosas familias dominicanas en esta ciudad.

“Los dominicanos y dominicanas residentes en el estado de Nueva York celebramos el Mes de la Herencia Dominicana, que es sinónimo del mes de la patria dominicana”, enfatizó Lithgow para agregar que “la comunidad dominicana en el exterior es una extensión bastante importante de nuestro país, ya que aquí residimos más de un millón de dominicanos”. El magno evento se efectuó en el Astoria Wold Manor, situado en el 25-22 de Astoria Boulevard,en el condado de Queens.

Lithgow dijo que es un motivo de satisfacción y orgullo que Dios le permitiera compartir en representación del Gobierno presidido por Danilo Medina Sánchez con obispos y sacerdotes dominicanos y de otras nacionalidades que viajaron de su país a los Estados Unidos para estar presentes en las festividades de la Virgen de la Altagracia, y otros que ejercen el sacerdocio en Nueva York.

Invitó a sus connacionales a “asistir a las actividades de un mes de fiesta y patriotismo que se inician con los eventos religiosos con motivo de las festividades de la Virgen de la Altagracia, y que serán desarrolladas hasta el 27 de febrero con la participación de distintas organizaciones de la colonia dominicana en esta gran urbe neoyorquina”.

Dijo que en el marco de las celebraciones del Mes de la Herencia Dominicana, “con el poder que me da el presidente de la República, vamos a declarar a monseñor Josu Iriondo, vicario del Ministerio Hispano y obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Nueva York, ciudadano adoptivo y distinguido de la República Dominicana”.

“Felicitamos al obispo de la diócesis de Puerto Plata, monseñor Julio César Corniel Amaro, a quien le ha sido dedicada la celebración, así como a monseñor Iriondo, y a todos  los dominicanos y dominicanas, al tiempo que agradecemos el apoyo que ha ofrecido a la familia dominicana el cardenal Timothy Dolan, arzobispo de la Arquidiócesis de Nueva York”, expresó el funcionario consular.

Lithgow dirigió un mensaje de salutación a los presentes en el banquete de gala luego de que lo hiciera el obispo de la diócesis de la provincia de Puerto Plata, monseñor Julio César Corniel Amaro,  quien expresó que  “la sociedad se salvará si salvamos a la familia”, y exhortó a los dominicanos a “poner en las manos de la Virgen de la Altagracia a todas nuestras familias”.

En el concurrido evento iniciado con la entonación de los himnos estadounidense y dominicano agotaron turnos, además, José Crisóstomo, presidente del Comité Arquidiocesano de la Virgen de la Altagracia de Nueva York;  y monseñor Gabriel La Paz, vicario episcopal del norte de Manhattan. Se leyó un mensaje de monseñor Dolan y se entregaron placas de reconocimiento a los obispos Iriondo, Corniel Amaro y La Paz, así como a los laicos Daniel Fernández, Magdalena Lantigua, Bárbara Kolitz, y Mélida Henríquez.

Previo al inicio del banquete de gala, el cónsul Lithgow y obispos y sacerdotes de distintas parroquias locales y de la República Dominicana intercambiaron ideas sobre distintos temas relacionados con la comunidad dominicana y su país, durante una recepción en uno de los salones del centro de eventos especiales Astoria Wold Manor.

Monseñor Iriondo agradeció la disposición de las autoridades dominicanas de hacerlo hijo adoptivo en el marco de la celebración del Mes de la Herencia Dominicana en Nueva York, como anunció el cónsul Lithow, quien recibió aplausos  y una prolongada ovación de parte de los presentes en la actividad.

No hay comentarios