Compartir
Archivo.

Miguel Cruz Tejada

El dominicano César Santana, de 37 años de edad, fue condenado a cadena perpetua  en la Corte Superior de Lawrence, luego de que se le declarara culpable del asesinato en segundo grado de su compatriota Rafael Castro.

Archivo.
Archivo.

Santana, quien fue declarado culpable durante el juicio de varios días, fue acusado de matar a Castro al estilo ejecución con un tiro en la cabeza, luego de emboscarlo en el sexto piso de un edificio y taparle la boca con cinta adhesiva, en un hecho ocurrido el 26 de agosto del 2004.

También fue declarado culpable de allanamiento de morada, dos cargos de asalto a mano armada, dos cargos más de secuestro con un arma de fuego, además de otro cargo adicional por escalamiento.

Por el crimen, también fue condenado en octubre del 2008 a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional y otros 40 años de cárcel por dos cargos de secuestro, el dominicano Joonel García.

Según el expediente, Castro fue interceptado junto a la hija de su novia, a la que amarraron y taparon la boca para evitar que pidiera auxilio.

Luego de disparar contra la víctima, los agresores saquearon el apartamento, mientras que la mujer se las arregló para desatarse y pudo llamar a la policía a las 1:05 de la madrugada e informó sobre el hecho.

Cuando los agentes llegaron a la escena hallaron a Castro muerto en su dormitorio. Los investigadores hicieron pruebas de ADN de la cinta adhesiva utilizada por el cómplice de Santana que coincidió con la muestra hecha al convicto.

No hay comentarios