Domingo Hernández. Archivo
Por Domingo Hernández
Concluida la Serie del Caribe en su versión número 63, el deporte dominicano tiene dos importantes compromisos inmediatos: La sexta ventana del clasificatorio al Mundial de Baloncesto en China, y la Copa Independencia de Boxeo.
Dominicana tiene un reto de grandes dimenciones en lo que concierne a la primera disciplina. El 21 del presente mes el seleccionado nacional se mide a  su homólogo de Venezuela, y el 25 hará lo propio ante Brasil.
Los expertos coinciden en que en ninguno de los dos partidos el equipo nacional saldrá favorito. Esto, en razón del potencial de los conjuntos de Venezuela y Brasil.
Aún cuando el representativo doméstico es bueno y está compuesto por jugadores talentosos, no pocos estiman que sus rivales son superiores. Sin embargo, un factor pudiera inclinar la balanza a favor de los nuestros:La localía.
El calor del público, un apoyo determinante de su parte, dándose cita de manera masiva en ambas fechas al Palacio de los Deportes Virgilio Travieso Soto, de Santo Domingo, que será el escenario, pudiera ejercer una influencia positiva en el estado anímico de los jugadores quisqueyanos y motivar que se crezcan  a la hora buena para lograr así producir las sorpresas en sus salidas  respectivas. Ya veremos.
La Copa Independencia…
Al igual que el evento citado, la Copa Independencia Nacional de Boxeo, también tiene carácter internacional.
Se trata de un certamen ya tradicional en el país, y el más importante que se monta en territorio nacional en su género.
Es cierto que en los últimos  tiempos la justa ha venido a menos por razones diversas que no vale la pena citar.
Empero, se ha conformado un Comité Organizador, que encabeza el inquieto Radhamés Espinal -Sasá-, que busca rescatar en gran medida este torneo.
Con ese propósito se trabaja arduamente, en combinación con la Federación Dominicana de Boxeo -FEDOBOXA-, y la Asociación de Boxeo Aficionado de Santiago, que lideran el señor Juan Vargas y Ariel Acosta, sucesivamente.
Espinal, junto a su equipo de trabajo se ha propuesto que la Copa Independencia, que estará en su edición 38 y que tendrá como escenario el Bajo Techo del populoso sector de Los Pepines, del 21 al 25 del presente mes, reverdezca viejos laureles.
En ese contexto, el Comité Organizador trabaja está inmerso en los preparativos, según informes, en interés de lograr el respaldo necesario, tanto del sector oficial como del privado.
Participación…
Y si se valora desde el punto de vista participativo, da la impresión de que logrará su objetivo.
Esto es así,porque a la fecha, ya más de 10 países han confirmado su participación, de acuerdo a Espinal.
Entre las naciones que han confirmado, figuran:Canadá, Puerto Rico, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Perú y Barbado, entre otros.
En ese orden, la Copa parece que camina con pasos firmes, pues, uno de los aspectos fundamentales para alcanzar el éxito de cualquier certamen deportivo, es que tenga una buena acogida en términos de participación.
Habría que ver, empero, si se pueden llenar las expectativas en lo que concierne al apoyo económico -se supone que es un torneo caro que conlleva gastos significativos- y posteriormente del público, dos elementos  éstos complementarios para medir el montaje de un evento exitoso.  ESQUINITAS-.  Persisten algunos que otros descontentos con el formato de la recién concluida Serie del Caribe. Se supone que este fue explicado a los seis equipos participantes, previo al inicio de la justa y que todos aceptaron. Ahora no debe haber argumentos en contra, en razón de que lo que es igual no es ventaja. Lamentablemente la República Dominicana, que hizo muy buen papel representada dignamente por las Estrellas Orientales, se vio perjudicada a última hora por el reglamento imperante -supuestamente perdió por el renglón promedio de bateo colectivo-. No obstante, pudo haber sido al revés y verse favorecida en circunstancias similares. Panamá -Toros de Herrera- ganó en buena lid. Es un campeón legítimo, ganó los juegos que tenía que ganar. Merece el reconocimiento general…PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: Y para seguir con el boxeo, es oportuno decir que ayer, se cumplieron 29 años de una de las más grandes sorpresas que registra la historia de este deporte: El nocaut que le propinó James -Buster-Douglas a Mike Tyson en 10 asaltos. La contienda fue celebrada en Tokio, Japón, el 11 de febrero de 1990 y Tyson salió favorito en proporción de 41-1. Douglas, que fue un campeón efímero, se consagró nuevo monarca unificado de la categoría reina, pero en su primera defensa, el 25 de octubre de 1990, fue noqueado en tres asaltos por su retador Evander Holyfield. !Suena la campana! !Climmp!

Deja un comentario...