Compartir
Los guardias van tan campantes por el elevado como “Johnnie Walker”. Foto Engel García.

Redacción/Caribbean Digital

Los llamados a cumplir la ley muchas veces son los primeros en violarla.

SANTIAGO, República Dominicana./  Aunque está prohibido, dos miembros del Ejército Nacional viajaban en la mañana de este jueves en una motocicleta por el elevado de la autopista Duarte, próximo al monumento  a los Héroes de la Restauración de esta ciudad.

Los guardias van tan campantes por el elevado como “Johnnie Walker”. Foto Engel García.

Pero los guardias, además de la ilegalidad de subirse por el elevado, no usaban casco protector y su moto tampoco tiene placa, en plena violación ala Leyde Tránsito Terrestre, como se observa en la fotografía tomada por Engel García.

Y es que en este país a los agentes dela Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET), se les hace casi imposible aplicar la ley a funcionarios o cualquier miembro de la uniformada, máxime cuando se trata de un oficial de mayor rango.

Una muestra es el paseo como perros por su casa que constantemente militares y policías realizan por las calles y avenidas de los diferentes pueblos del país.

Pero que se puede esperar cuando la misma Ley de Tránsito Terrestre ampara a uno  más que a otros.

Un ejemplo simple es que los únicos que en el país pueden transitar sin el cinturón de seguridad son los choferes del mal llamado servicio de transporte públicos, a parte de que puedan estacionarse donde le plazca (esta última parte no lo estipula la ley, pero es una costumbre y nadie hace nada).

No hay comentarios