Compartir
El presidente Danilo Medina. Archivo.

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

El presidente electo, Danilo Medina, tiene el compromiso de corregir lo que anda mal, continuar lo que está bien y hacer lo que nunca se ha hecho”.

SANTIAGO, República Dominicana./ El presidente electo, Danilo Medina, al asumir el gobierno a partir del próximo 16 de agosto, deberá enfrentar males que han empañado las gestiones  del actual mandatario Leonel Fernández, como la corrupción administrativa, la desigualdad social, la inseguridad ciudadana, problema energético y el déficit habitacional, entre otros.

El presidente electo, Danilo Medina. Archivo.

Medina, electo en primera vuelta en las pasadas elecciones del 20 de mayo, cuyos resultados fueron calificados como “inaceptables” por su principal contrincante Hipólito Mejía,  por las presuntas irregularidades, prometió que su gobierno será un ejemplo.

Invertir el 4% del Producto Interno Bruto (PIB), a la Educación, aumentarle el salario a los maestros y otros servidores del Estado, así como mejorar el servicio de transporte público, la salud, y crear fuentes de empleos, son otros de los retos del nuevo presidente.

Un economista, quien fuera legislador y ministro de la Presidencia en el primer gobierno del Leonel Fernández en el periodo 1996-2000, Danilo Medina tendrá a su favor para gobernar la experiencia de Estado y que cuenta con la mayoría en el Congreso Nacional.

Deberá demostrar con hechos que su programa de gobierno no era solamente un instrumento de campaña para lograr alcanzar el Palacio Nacional.

Uno de los grandes retos de Medina, sin embargo, se constituye en lograr en cuatro años lo que Fernández, el actual mandatario y líder de su misma bandera política, el Partido de la Liberación Dominicana, no ha podido cumplir como jefe de Estado en 8 años consecutivos de los 12 que lleva gobernando el país.

Leonel Fernández, que como presidente tiene como su grandeza haber mantenido una estabilidad cambiaria y estabilidad macroeconómica,  pero no así una consolidada y fuerte institucionalidad, tampoco ha podido conseguir en sus gestiones mejorar la educación, disminuir el índice de pobreza y la desigualdad social, factores determinante para que una sociedad se desarrollo y avance de manera sostenida.

Es por esa y otras razones que el presidente electo Danilo Medina tendrá que empeñarse bien a fondo en hacer un gobierno que cumpla con las expectativas del pueblo dominicano.

Combatir la corrupción, la inseguridad, el narcotráfico y la pobreza son factores determinantes para el próximo gobierno, presidido una vez por el gobierno del PLD, con oportunidades para casarse con la gloria o quedar en el recuerdo como el único que ha gobernado el país constitucionalmente tantas veces seguidos y no cumplió con las exigencias del pueblo.

Danilo quería ser presidente y ya se le cumplió su deseo. Ahora deberá enfocarse para que sus promesas, por los menos las más importantes, se hagan realidades, a partir del 16 de agosto de este año 2012.

No hay comentarios

Deja un comentario...