Compartir
Juan Marte habla en la rueda de prensa. Foto de archivo

Servicios/Caribbean Digital

La Central Nacional de Trabajadores del Transporte (CNTT) anunció para el 22 de este mes una jornada de protestas, con el encendido de velas en barrios y urbanizaciones de Santiago, en demanda de que sean reparadas las calles y avenidas.

Juan Marte habla en la rueda de prensa que convocó la mañana de este miércoles.
Juan Marte habla en la rueda de prensa que convocó la mañana de este miércoles.

Así lo anunció Juan Marte, presidente de esa institución que agrupa a la mayoría de choferes y taxistas de esa ciudad, al encabezar este miércoles una rueda de prensa celebrada en el local de esa entidad.

Precisó que, de manera primordial, la actividad del miércoles próximo se realizará en los sectores por donde transitan los carros del transporte urbano, escolar y suburbano.

“Este será el inicio de una jornada de protestas escalonadas, que culminará con un paro de 48 horas después, en el que participarán todos los gremios afiliados a las entidades que dirigimos Gervasio de la Rosa y yo”, aclaró Marte.

Indicó que, en vista de que la del miércoles próximo será en demanda de que las autoridades municipales procedan a reparar las calles y avenidas, invita a los residentes en esos lugares a sumarse a la misma, encendiendo velas frente a sus casas.

Dijo que, de acuerdo a un levantamiento hecho por los gremios que forman parte de la CNTT, más de 70 sectores santiagueros precisan que la Alcaldía inicie cuanto antes un operativo de restauración de sus vías públicas.

Entre ellos citó a Las Antillas, Embrujo I, II y III, Villa Olga, Retiro I y II, El Ensueño, Pueblo Nuevo, Hoya del Caimito, Cerro Alta, Gurabo, Las Colinas, Tierral Alta, Los Ciruelitos, Camboya, Buenos Aires, Los Reyes, los ensanches Bermúdez, Libertad, Espaillat y Tavárez Justo, así como Cienfuegos y todos los barrios de la zona sur de la ciudad.

DESAPARICIÓN DEL TRANSPORTE PÚBLICO

Juan Marte aprovechó el encuentro con los comunicadores para informar la imposibilidad de continuar ofreciendo el servicio de transporte urbano a los santiagueros con el precio actual, debido al aumento de los costos de los combustibles.

“El gobierno dice que reserva cada mes 75 millones de pesos para subsidiar el transporte a través del bono-gas, pero en Santiago un 17 por ciento de los choferes del transporte público lo recibe, mientras el galón de ese producto ya cuesta 110 pesos”, enfatizó.

Citó que, mientras los choferes del concho no producen el dinero suficiente siquiera para costear los gastos, están en la obligación de cubrir por completo todas las rutas.

“Por eso el sector choferil está en la disyuntiva de aumentar el precio del pasaje, pero reconocemos que el pueblo no está en capacidad de pagarlo, lo que significa que estamos acorralados, mientras que el gobierno tiene la manera de resolver el problema”, subrayó.

Una manera que, a juicio de Juan Marte, permitiría a los hombres del volante seguir laborando sin aumentar los pasajes, es que el gobierno reduzca los beneficios que obtiene por concepto de venta de combustibles, flexibilizando las tasas impositivas “lo que automáticamente mejoraría las condiciones de vida de los choferes y de la ciudadanía”.

No hay comentarios

Deja un comentario...