Compartir
El presidente Danilo Medina ha logrado un gran respaldo. Foto de archivo

Caribbean Digital

SANTO DOMINGO. La posibilidad de explotación de Loma Miranda, el aumento en las tarifas de los peajes, la eliminación de derechos de los trabajadores en el Código de Trabajo, los puntos conflictivos que traiga el proyecto de Ley de Naturalización y la aplicación de la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, son temas que pondrían en jaque la robusta popularidad con que la que cómodamente se ha desenvuelto el presidente Danilo Medina.

El presidente Danilo Medina ha logrado un gran respaldo. Foto de archivo
El presidente Danilo Medina ha logrado un gran respaldo. Foto de archivo

Dependiendo de cómo maneje el mandatario estos espinosos temas, podría entrar o no en un laberinto que se trague la prolongada “luna de miel” que ha mantenido con sectores tradicionalmente beligerantes ante el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), como grupos populares y de la sociedad civil.

A estos temas se agregan casos no menos irritantes, como la postergada decisión de explotar turísticamente a Bahía de Las Águilas, y los aumentos que se le aplicaron desde finales del año pasado a combustibles sensibles para la clase popular, como el gas propano.

Además de los focos de presión que se generarían aún más dentro del país, el mandatario dominicano recibe fuertes presiones internacionales, como las de la Comunidad del Caribe (Caricom), la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), Amnistía Internacional y el Departamento de Estado de los Estados Unidos, que en su informe anual denuncia que los inmigrantes haitianos y sus descendientes son discriminados en la República Dominicana.

Todos a una en contra de la sentencia sobre la nacionalidad a hijos de inmigrantes ilegales nacidos en suelo dominicano.

Medina tendrá que jugar a equilibrista para no cargar de más impuestos a la población, en momentos en que se requiere de un financiamiento de RD$78 mil millones para el déficit del presupuesto del Gobierno Central, y sometió al Senado un proyecto de Ley para emitir bonos internacionales por US$1,500 millones, o su equivalente en pesos dominicanos.

En el aspecto político, Medina tendrá que lidiar con la cadena de aspiraciones presidenciales que se comenzó a desatar en su partido, y que continuará por el resto del año.

El mandatario deberá sopesar las implicaciones que tendrá para su gobierno el hecho de que varios de sus compañeros del Comité Político estén en proselitismo.

Diario Libre

No hay comentarios

Deja un comentario...