Compartir

JOSE LUIS FERNANDEZ

Especial/Caribbean Digital

Los campesinos pierden más de 210 mil pesos.

Dajabón, R.D./En medio de una sabana de tierras sembradas de yuca, decenas de chivos y ovejas soltadas sin ley por sus propietarios se dieron a la tarea de comerse varias  plantaciones de 25 tareas como si la hubieran sembrado para su alimentación. Del hecho, sucedido en el batey Sábalo, de la sección las Aguas, del proyecto la Cruz de Manzanillo, los campesinos se dieron cuenta el pasado martes,  cuando fueron a echar el último rocío de agua para después sacar el tubérculo  a la venta en el mercado.

José Torres, hablando en nombre de los demás agricultores dijo que  ellos visitaron la Fiscalía de Montecristi, para querellarse sobre la situación cometida por la banda de los caprinos, sin embargo, para su asombro el procurador de allí Macroni Mora, según, le expresó que esa era una zona ganadera.

Sin embargo, los campesinos aseguran que llevan asentados más de tres años en el lugar conocido como el Batey Sábalo, sección Las Aguas, próximo a nueva Judea, Proyecto la Cruz de Manzanillo, lugar que anteriormente estaba abandonado y convertido en un monte, disponiéndose ellos ha hacer una inversión de dinero y juntas de trabajo para desarrollar la producción agrícola en el lugar.

Los agricultores, quienes están asociados a la Confederación Autónoma  Agrícola Campesina (CAUCA) presentaron los títulos del asentamiento 556 otorgados por la dirección del IAD, que los autoriza a estar en esas tierras.

Las decenas de chivos y ovejas sin ley, pero con dueños, y aparentemente protegidos por alguna autoridad de Montecristi, cruzaron las alambradas de las parcelas sembradas de yucas  comiéndoselas todas y produciendo la pérdida de más de 210 mil pesos a los campesinos, según estableció una evaluación hecha por un perito agrónomo llevado a los terrenos.

Los dirigentes de la  organización campesina del batey  Sábalo, de las Aguas, afiliados a la Cauca, llamaron a las autoridades judiciales, policiales así como del sector Agrícola del Estado Dominicano, y de la provincia de Montecristi, a que intervengan a fin de evitar otras situaciones como la denunciada,  que puedan degenerar en conflictos incontrolables, por el abuso, según éstos, que están cometiendo los criadores de caprinos en la zona cedida a ellos para siembra.

No hay comentarios

Deja un comentario...