Compartir
Elince Bastien

Profesor Elince Bastien 

E-mail: elince.b@hotmail.com

Especial/Caribbean Digital

La inestabilidad socio-económico y político han creado un desequilibrio en Haití, esta misma problemática se ha reflejado  en la República Dominicana, flujo de migración ilegal de muchos haitianos. Propuesta a la solución, el control de la entrada de ilegales, el gobierno dominicano ha entendido que la creación de un cuerpo militar muy especializado para la vigilancia de las fronteras podría ser factible.

Elince Bastien
Elince Bastien

Así pues,  la creación  de un cuerpo especializado en seguridad  fronteriza-CESFRONT,  en vez de cambio o mejoramiento en las fronteras, todo es contrario, las fronteras se han convertido en un centro de negocio ilícito, tráficos humanos y contrabando planificado desde el más alto funcionario del mismo cuerpo creado (CESFRONT) con aliados  haitianos del otro lado de Haití.

Además, observamos un comportamiento muy negativo de los militares de CESFRONT contra  los ciudadanos haitianos que crucen las fronteras  los días del mercado tradicional: agresión física, atropello, maltrato, humillación, violación.

Las autoridades dominicanas y haitianas tienen la obligación de ponerse de acuerdo en muchas cosas, para evitar las revueltas que se producen cada instante en las fronteras que han dejado perdida de vida y recursos económicos para ambos países. Así, no habrá razón para que la comunidad internacional declarará a ambos países Estados fallidos. De este modo  si no se trata de resolver los inconvenientes, la isla quisqueya ( República Dominicana y Haití ) recibirá una ocupación por los países poderos que se sienten atraídos siempre de la isla. Todo esto será por la incapacidad de los dirigentes políticos de ambas naciones.

Si el caos que existe en las fronteras se lo atribuyen al mercado, lo que hay que hacer es regularizar el mercado desde las más altas instancias de ambas naciones, entendemos la única forma de resolver todo esto, como siempre lo hemos dicho, es redefinir las relaciones dominico-haitianas, para evitar la violación de los/as trabajadores haitianos/as y las empresas dominicanas en Haití. Así tendremos la isla quisqueya en paz…

No hay comentarios