Compartir
Periodista José Alfredo Espinal, editor de Caribbean Digital. Archivo.

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

SANTIAGO, República Dominicana.- Un par de semanas atrás en la marcha de los cacerolazos encabezada por mujeres perredeístas en la avenida Estrella Sadhalá  frente al Infotep, un contingente policial atemorizó a un grupo de damas que exigía del gobierno frenar la delincuencia, mejor calidad de vida y enfrentar la crisis económica.

Periodista José Alfredo Espinal, editor de Caribbean Digital. Archivo.

A ese reclamo que, constitucionalmente tiene derecho todo ciudadano, fue impedido por la represión policial, donde las mujeres fueron bombardeadas con gases lacrimógenos, golpeadas y otros fueron detenidos, incluyendo una menor de cinco años de edad.

Para cometer esa barbarie, la institucional de velar por el orden público alegó que las damas estaban entorpeciendo el tránsito, lo que resulta extraño ya que el día de la manifestación era domingo y el tráfico era prácticamente nulo.

Ahora, un par de semanas después, otro grupo de mujeres, pero del partido gobernante, es decir, peledeístas, montó un piquete en la calle Del Sol frente al canal 55, donde se quejaban del comunicador Marcos Martínez denunciara las supuestas cuentas millonarias de la candidata vicepresidencial de su partido.

Las damas del   PLD, contrario a las del PRD, si entorpecían el tránsito.

La Policía, sin embargo, no lanzó gases lacrimógenos y ninguna dama fue golpeada ni apresada, lo que considero muy bien, porque tienen su derecho a manifestarse públicamente.

Como en ambas manifestaciones de las mujeres fui testigo ocular, la pregunta de muchos es la siguiente: ¿Por qué la Policía la emprendió con las damas del PRD y no contra las del PLD?.

Como los dos casos se han querido politizar por conveniencia la respuesta a esa interrogante queda a la consideración de usted como lector.

Lo que puedo decir ante todo esto, incluyendo ante los que puedan sacar sus propias conclusiones, es que para decir mentiras y comer pescados hay que tener mucho cuidado.

Si van a exigir respeto a la mujer, consideren respetarlas a todas por igual. ¿A caso no son todas mujeres?. ¿O es que el color partidario hace de ellas algún tipo de diferencias?

No hay comentarios