Domingo Hernández. Archivo
Por Domingo Hernández
Históricamente los deportes individuales han sido los que más lauros han dado al país en eventos internacionales de trascendencia.
Esto, muy en especial las disciplinas de combate, tales como: El boxeo, taekwondo, karate, judo y otros, con algunas que otras excepciones.
Da la impresión de que esta vez, en los actuales Juegos Panamericanos Lima 2019, no será la excepción.
Ello es así, porque el béisbol, el deporte principal de nuestro país, fue el primero en caer en Lima, tras quedar en la quinta posición y sucumbir en su intento por conquistar medalla.
Más recientemente, apenas el pasado domingo, el baloncesto corrió la misma suerte al ser derrotado en su lucha por el bronce ante el representativo de los Estados Unidos.
Que conste, hay que reconocer que tanto el béisbol como el baloncesto hicieron el esfuerzo, se esmeraron e inclusive, si se es justo, debe admitirse de  que su desempeño no fue malo, pues algunos partidos en los que fueron vencidos resultaron batallados, otros se les escaparon de las manos en los últimos segundos -el mejor ejemplo es el partido entre Argentina y Dominicana en en el basket-.
Sin embargo, ambos conjuntos coincidieron en adolecer de consistencia, ya que sus reveses se produjeron, por lo general, en el último tramo de los encuentros, en los cuales tampoco ayudó el factor suerte.
De todas formas, todavía resta la participación de «Las Reinas del Caribe», quienes debutan este miércoles en Lima en el voleibol femenino frente a Colombia. En ellas, radican nuestras mayores esperanzas en el juego en conjunto. Incluso, ya tienen la experiencia de haber ganado un bronce en Toronto 2015. Lo ideal sería, pues, que ahora cambién ese color a dorado o, cuanto menos a plateado. ¿Qué opina usted…?
Eliminatoria…
La Federación Internacional de Boxeo -FIB-, acaba de ordenar una pelea eliminatoria entre los rusos Gennady Golovkin y Sergey Derevyanchenko.
La contienda será por el título  mediano  vacante del cual fue despojado recientemente el mexicano Saúl -Canelo-Alvarez, tras no poder acordar con los representantes de Derevyanchenko, retador oficial al trono.
Golovkin y su rival tienen 30 días para ponerse de acuerdo y establecer una fecha para el combate. La misma tentativamente ha sido fijada para el 5 de octubre venidero, cuando se proyecta la celebración de la segunda pelea de Golovkin del contrato que pactó con la plataforma digital Dazn, que incluye un total de seis combates.
Contra lo que se pudiera creer, Derevyanchenko,  de 33 años de edad,aunque no es tan conocido, es un buen boxeador. Su única derrota ocurrió en octubre pasado por decisión dividida ante el exmonarca mundial, el norteamericano Daniel Jacobs. En cambio exhibe 13 triunfos y 10 nocauts -hizo más de 200 combates como olímpico-.
El pudiera presentar, incluso, un serio rival para  Golovkin, exmonarca universal unificado de los medianos y quien tiene marca de 39-1-1, 35 nocauts, quien de todas formas, saldrá claro favorito para  recuperar la corona que una vez fue suya.
¿Frente al Canelo de nuevo…?
Un triunfo de Golovkin, inclusive, allanaría el camino para su tan esperado tercer combate ante «El Canelo», el cual pudiera celebrarse en mayo del próximo año.
De hecho, Golovkin solicitó esta pelea ante «El Canelo» -quien tiene palmarés de 52-1-2, con 35 triunfos por la vía rápida, pero el azteca no mostró mucho interés. A lo mejor, si Golovkin recupera la citada faja, el ídolo mexicano se anima y logran llegar a acuerdo. Es lo que el mundo del boxeo quiere ver en el casillero de las 160 libras y la contienda que más dinero dejaría por el gran atractivo que envuelve.Ya veremos. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES: Antes de que su carrera terminara de manera trágica debido a una esclerosis lateral amiotrófica en 1939, Lou Gehrig era el «Caballo de Hierro» de Grandes Ligas tras haber visto acción en 2,130 juegos seguidos del 1ro de junio de 1925 al 2 de mayo de 1939.  La impresionante marca permaneció por largo tiempo. Sin embargo, Carl Ripken Jr iría en pos de romperla e inició  su propia cadena en los Orioles el 30 de mayo de 1982 y no salió del lineup durante los próximos 16 años. En anticipación a la histórica hazaña de Ripken superando a Gehrig el 6 de septiembre de 1995, el entonces presidente de los Estados Unidos Bill Clinton, el vicepresidente Al Gore, los miembros del Salón de la Fama Frank Robinson y Joe DiMaggio, la familia de Ripken y más de 46,200 espectadores estuvieron presentes en el Camden Yards de Baltimore. La que ya era una noche mágica se hizo aun más especial cuando Ripken se voló la cerca en el cuarto inning — con Clinton en la cabina de transmisión de TV – y el juego se detuvo para honrar al campocorto después de que los Orioles registraron el último out en la parte alta de la 5ta entrada, cuando el partido se hizo oficial. Ese día Ripken Jr concretizó su juego número 2131 para quebrar el récord sagrado de Gehrig.En la ocasión, Ripken celebró junto a su familia y recibió una larga ovación por parte de los aficionados, compañeros y los rivales  de los Orioles, los Angelinos.  !Suena la campana! !Climmp!

Deja un comentario...