Compartir
Los negocios informales de ventas de comida ocupan las aceras y las calles.

JOSÉ ALFREDO ESPINAL

joseespinal.hoy@gmail.com

SANTIAGO.- La carencia de parqueos públicos y la arrabalización de las aceras y las calles al ser ocupadas por vehículos que permanecen todo el día estacionados, muchas veces en zonas restringidas, así como los negocios informales de venta de ropas y alimentos, ha provocado en gran manera la desorganización en el casco urbano de esta ciudad.

 A pesar de que el Ayuntamiento ha realizado desalojos de comerciantes informales, fundamentalmente los de la calle Del Sol,  el desorden sigue imperando en las vías públicas y el riesgo para los peatones se incrementa.

Las calles y las aceras no solo son ocupadas por vendedores dominicanos y de origen haitianos. Uno de los problemas más preocupante es que algunos dueños de establecimientos comerciales han ocupado espacios públicos como si fueran parqueos de su propiedad ante la mirada indiferente de las autoridades.

En calles del casco urbano como son,  Del Sol, Restauración, España, Duarte, Independencia, San Luis, y Beller, entre otras, caminar a pie constituye un peligro, pero hacerlo en vehículo privado es una aventura, ya que los espacios públicos son ocupados por negocios informales o por dueños de negocios que estacionan sus vehículos allí y lo asumen como suyos.

Para el empresario Carlos Lora, ex presidente de la Asociación de Tiendas del Centro Histórico de Santiago, el problema del tránsito vehicular en esta ciudad se fundamenta en la falta de parqueos públicos y en la eliminación del sistema de los parquímetros.

Dijo que dejar sin efecto los parquímetros fue un grave error, tras argumentar que estos permitían un mejor desenvolvimiento vehicular para los residentes en esta ciudad y los visitantes que acuden a las tiendas del casco urbano.

En ese sentido, Carlos Lora propuso que las autoridades municipales retomen el sistema regulado de parqueos, pero que éstos solamente sean instalados en el casco urbano y no en las zonas residenciales del centro de la ciudad que fue una de las razones por las que los ciudadanos se quejaban constantemente.

Los ciudadanos también se quejan de que en Santiago los agentes de la Autoridad Metropolitana de Tránsito (AMET), solo se preocupa por vigilar a los choferes que conducen sin marbetes, los que no usan cinturón o hablan por celular, pero ignoran otras violaciones a la ley de tránsito como el uso de las aceras que debe ser para los peatones.

No hay comentarios

Deja un comentario...