Domingo Hernández. Archivo
Por Domingo Hernández
Son muchas las grandes peleas que se han celebrado en la división de los medianos.
Una de ellas, fue la que sostuvieron el 15  abril de 1985, en el Caesars Palace, de Las Vegas, Nevada, “El Maravilloso” Marvin Hagler y Thomas Hearns, ambos norteamericanos, por el campeonato de las 160 libras, que para entonces estaba en poder del primero.
Y precisamente, la esperada pelea que sostendrán mañana, el mexicano Saúl -Canelo-Alvarez y el ruso Gennady Golovkin, en disputa de la faja del segundo,  en cierto modo tiene características similares al citado histórico enfrentamiento.
Veamos: En aquella oportunidad Hagler, al igual que Golovkin, era un campeón sólido y poseía el trono unificado de la división.
Para la época Hagler llevaba 10 defensas exitosas del trono y parecía un monarca invencible, tras haber derrotado a sus mejores retadores, entre ellos Roberto Durán,  algo similar a lo que ocurre hoy día con Golovkin.
Hearns, de su lado, venía de una división inferior, los medianos junior -154 libras, tal y como ocurre ahora con “El Canelo”, quien no es un mediano natural.
Hagler, quien se retiró con palmarés de 62-3-2, con 52 nocauts, había hecho -e hizo- toda su carrera en las 160 libras, lo mismo que ha ocurrido con Golovkin, quien ha sido un mediano estable prácticamente durante toda su carrera.
Hearns, que hizo con mutis con marca de 61-5-1, con 48 por la vía del cloroformo y que ganó títulos mundiales en cinco pesos diferentes,  había acabado con todos sus rivales en las 154 libras, incluido un contundente y humillante triunfo sobre el propio Durán, a quien noqueó de manera fulminante en dos asaltos.
“El Canelo”, por su parte, aún cuando tuvo peleas muy duras en las 154 libras -caso el cubano Erislandy Lara y el norteamericano Austin Trout, a quienes venció de manera discutida-, igualmente venció a toda la oposición en ese casillero, a excepción del astro estadounidense Floyd Mayweather Jr, su único verdugo, quien le quitó el título.
Las expectativas para ese duelo Hagler-Hearns estuvieron por las nubes, lo mismo que ocurre esta vez con la Canelo-Golovkin.
Epica batalla…
Ya encima del cuadrilátero, esa noche, Hagler y Hearns protagonizaron una batalla épica, espectacular y violenta de principio a fin, a niveles tales que están considerados los tres asaltos más violentos que registra la historia del boxeo (Hagler noqueó en el tercero  y retuvo la diadema unificada).
Como se observa, tanto “El Canelo” como  Golovkin fuera del ring tienen particularidades coincidentes con el duelo Hagler-Hearns, habría que ver, empero, si dentro del tinglado, los dos pueden ofrecer un pleito similar al señalado o, cuanto menos, que se le asemeje. ¿Será posible…? Habría que esperar. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:Jesús Rojas Alou fue el primer dominicano en jugar con los Astros de Houston en las Grandes Ligas. Ocurrió en 1969. !Suena la campana! !Climmp!

Deja un comentario...