Un buen líder o gerente tiene la capacidad de lograr que los empleados se sientan parte importante de la empresa.

El tema de la competitividad ha evolucionado de tal forma que los ejecutivos de las empresas ya no saben quién será su próximo competidor, y esto los lleva a estar más activos y en permanente acción para hacer frente a esta realidad, expresa César Cordero, conferencista internacional y director de Dale Carnegie Training en el país.

Según Cordero un buen líder es el responsable de lograr mantener vigente y al día la empresa que dirige, siendo de gran importancia también tener un personal capaz de generar una visión proactiva que le permita a la compañía lograr sus objetivos.
Aunque las empresas siempre tienen “una primera intención”: la de generar ganancias y obtener resultados positivos, quien la dirige no debe enfocarse solo en eso, sino también en ayudar a su equipo en el desarrollo de sus capacidades, y con ello, formar nuevos líderes con una visión de trabajo eficiente y efectivo en todos los aspectos.

“Uno de los grandes papeles del líder es lograr resultados en dos direcciones al mismo tiempo: primero mantener su personal contento y comprometido para lograr resultados económicos positivos, en segunda dirección generar un compromiso que permita alcanzar los grandes objetivos de la empresa y superar los retos del mundo competitivo de hoy”, señala el conferencista.

Cordero señala que Dale Carnegie realizó a través de una alianza estratégica con MSW Research un estudio sobre el liderazgo y su incidencia en las empresas, este estudio se realizó en más de 1,500 empleados de diferentes niveles y de diferentes tipos de empresas, y lo que reveló es que, el gerente o líder que se interesa en los demás es uno de los elementos clave que hace que los empleados se comprometan.

Es decir, los empleados quieren que sus gerentes se interesen en ellos más allá de solo exigir resultados, quieren ser tratados como personas valiosas, así como que se interesen en cómo se sienten y los apoyen si presentan dificultades de salud.

Los gerentes que tienen habilidad de crear relaciones fuertes con los empleados, fomentar una interacción sólida con el equipo crea un ambiente de compromiso en donde los empleados pueden desempeñarse al máximo nivel, asegura Cordero.

Para el conferencista, el compromiso y lealtad de los empleados son más importantes que nunca para el éxito y ventaja competitiva de la organización.

Retos

Toda empresa sin importar su tamaño o tiempo en el mercado siempre enfrentará retos sostiene Cordero, y estos van a ir cambiando y/o evolucionando en la medida que la empresa crece, gana participación de mercado y va avanzando en el tiempo.

Los retos más comunes (problemas) que enfrentan las empresas en el país son: falta de organización en su estructura, roles definidos y conectados a índices de productividad, limitaciones de liderazgo en sus directores quienes se orientan más a una acción de dirección y mando, también tienen recursos limitados para desarrollar planes de capacitación en habilidades y competencias para sus equipo, así como falta de sistemas motivacionales que logre en los colaboradores un compromiso y sentido de pertenencia más allá de los ingresos que pudieran tener por su trabajo, resalta Cordero.

Una empresa en los tiempos modernos que no tenga un buen liderazgo está en camino directo al fracaso. “Si no hay liderazgo no se pueden sobrepasar las crisis de baja en ventas, las situaciones propias de las transformaciones en las economías”.

Estrategias de liderazgo

“Recordemos que los trabajadores (líderes o liderados) más costosos para una empresa, no son los que ganan los sueldos más altos, sino aquellos que no saben producir más líderes y convierten a sus equipos en cumplidores de metas siendo improductivos”, indica Cordero.

Asimismo, añade que todas las estrategias de liderazgo en una empresa deben de ir orientadas en desarrollar nuevos líderes para que puedan crecer y desarrollarse profesional y personalmente en paralelo con la empresa, que puedan hacer carrera, y en la medida que se necesiten más posiciones de dirección y gerencia puedan ser ocupadas por colaboradores internos sin tener que contratar nuevo personal para estas posiciones.

Para Cordero las empresas que logran este tipo de liderazgo tendrá asegurado su futuro siempre.

Fuente de noticia