Compartir
Archivo.

José Manuel Castillo

Especial/Caribbean Digital

Santiago, RD.– No es ético y mucho menos justificable que en estos tiempos todavía los miembros de las Fuerzas Armadas estén mendigando, como fueron vistos un oficial y un raso de ese cuerpo castrense.

Archivo.
Archivo.

El capitán Reyes y el raso Cuevas viajaban la tarde de este domingo desde Dajabón a San Isidro en Caribe Tours, pero sorprendió que a ambos militares les quitaran sus asientos para dárselos a otros dos pasajeros.

“Por favor comandante necesitamos esos asientos”, les dijo el chofer de la guagua a los militares que viajaban de “bola”, es decir, gratis, en el autobús cargado de pasajeros, al detenerse en una parada en Villa Vásquez.

 De manera obediente, como si quien le hablara fuera un superior, el capitán y el raso de las Fuerzas Armadas se pararon de sus asientos y se quedaron de pies en el pasillo del autobús.

Este panorama que viven a diario los hombres de armas de nuestro país es una vergüenza, no solo para ellos que piden “bolas”, sino para el Estado dominicano y sus superiores por no tomar en cuenta sus condiciones de vida y mejoras de salarios.

En estos tiempos donde se habla de modernidad y progreso todavía nuestros militares y policías mendigan en las calles pidiendo favores, cuando en verdad deberían disfrutar de sueldos decentes para ellos y sus familiares, por el hecho de que bajo sus hombres tienen grandes responsabilidades sociales.

3 Comentarios

  1. La triste realidad…..Unas de mi observaciones desde hace 35 a~ os en que me gradue del ROTC de los USA, fue la pobre educacion de los subalterno militares Dominicanos…da verguenza ajena los mamarrachos que visten los uniformados, ademas , deja mucho que desear su grado de educacion….tenemos que uniformar nuestros cuerpos castrenses….darle el grado de modernismo que tienen otras Repoblicas , que con ;os mismos recursos lo tienen…..sueldos buenos ,para evitar esas cosa…y otras que dan mucho mas verguenza….cheliando comer una fritura…en medio de la Duarte.

  2. Las fuerzas armas se encaminan hacia un cambio significante dentro de las filas donde habrá una remoción en las costumbres que son un flagelo que el dinero en si no puede arraigar del soldado, esto sera algo progresivo y que tomara su tiempo mediante una continuidad en la política de manejo de las distintas instituciones castrenses.

  3. ES TODA UNA REALIDA, NO SOLO PIDEN BOLA MUCHAS VECES TIENE QUE PEDIR PARA COMPRARSE UNA BOTELLA DE AGUA CUANDO ESTAN PATRUYANDO EN LAS CALLES PORQUE NI PARA ESO LES ALCANSA EL SUELDO MISERABLE QUE LE PAGAN, Y DIGAME USYED COMO NO VAN A COJER 100 PESOS CUANDO ALGUIEN LO SOBORNA,

Comments are closed.