Compartir

Caribbean Digital

Washington, (PL) La Organización de Estados Americanos (OEA) apoyó este viernes por inmensa mayoría a Ecuador y su derecho a otorgar asilo diplomático a Julian Assange.

Canadá se opuso a la aprobación del texto sometido a votación y Estados Unidos presentó algunas reservas, pero dió su visto bueno.

El documento adoptado refrendó la vigencia de lo establecido en el derecho internacional para las relaciones entre los estados, sobre todo lo establecido en el artículo 22 de la Convención De Viena (1961) sobre la inviolabilidad de los locales de las delegaciones diplomáticas.

Asimismo, explicitó la solidaridad con el gobierno ecuatoriano en el diferendo que mantiene con Reino Unido, al tiempo que invitó a ambas naciones para resolver sus diferencias mediante el diálogo.

Los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros participantes en la reunión recomendaron al Consejo Permanente de la OEA darle seguimiento a la situación.

El gobierno ecuatoriano solicitó la reunión ante la amenaza de Reino Unido de violar su embajada en Londres para apresar a Assange, fundador de WikiLeaks, a quien le otorgó asilo diplomático ante la posibilidad de que pudiera ser extraditado a un tercer país, donde carece de garantías para un juicio justo.

Antes de la votación, el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño agradeció las palabras de cancilleres y representantes de los gobiernos que de manera mayoritaria apoyaron a su país.

En opinión de Patiño, no se cuestionó la Convención de Viena, donde se estipula la inviolabilidad de las legaciones diplomáticas, lo cual se tiene que respetar.

Aseguró que las sugerencias hechas por los cancilleres de Venezuela y Chile para la readecuación del texto fueron provechosas y atendidas.

Tenemos el mayor interés en llegar a un consenso, siempre que quede claro que todos los países nos apegamos a la inviolabilidad de las embajadas y rechazamos las amenazas de Reino Unido contra Ecuador, remarcó Patiño.

No importa si se dice de manera explícita o no. Lo importante es acordar nuestra oposición a una posibilidad de este tipo, agregó.

El canciller enfatizó que los países pequeños y medianos no tienen otra arma que el derecho internacional, el diálogo y la solidaridad.

Sí debe quedar claro que no nos echamos para atrás, porque la razón no pide fuerza, recalcó, según explica la agencia de noticias cubana Prensa Latina.

No hay comentarios

Deja un comentario...