Compartir
Trajano Potentini, presidente de la Fundación Justicia y Transparencia.

Servicios/Caribbean Digital

La Fundación Justicia y Transparencia responsabiliza al PLD y al PRD.

SANTO DOMINGO.- La Fundación Justicia y Transparencia (FJT) lamentó la baja calidad de la democracia dominicana, evidenciada una vez más en los aprestos para la escogencia, renovación y cambios de las autoridades y puestos dirigenciales en los partidos de la Liberación Dominicana y Revolucionario Dominicano (PLD y PRD), y abogó por la pronta aprobación de la ley de partidos políticos, indispensable para el funcionamiento y fortalecimiento de la democracia interna de los partidos.

Trajano Potentini, presidente de la Fundación Justicia y Transparencia.
Trajano Potentini, presidente de la Fundación Justicia y Transparencia.

El presidente de Justicia y Transparencia, Trajano Potentini, calificó el 2013 como el año de la involución democrática en la República Dominicana, matizado por la división y pugnas internas en el PRD y la discriminación, desigualdad, el clientelismo y el uso indiscriminado de fondos públicos por parte de algunos funcionarios en el proceso interno del PLD, para la escogencia de los miembros del comité central, abandonando y renegando así al espíritu y esencia de la democracia.

El dispendio de recursos públicos en la contienda interna del PLD.

Potentini deploró el dispendio de recursos del estado, utilizados en publicidad (vallas, prensa radial, escrita y televisiva) en la campaña al comité central del PLD, por funcionarios y ex­-funcionarios públicos, incubando y ejecutando además diversas formas de clientelismo que van desde la entrega de comestibles, electrodomésticos, materiales de la construcción, nombramientos botellas, uso de nominillas, hasta la odiosa practica de obligar y coaccionar a los empleados bajo su dependencia para que voten y trabajen en su beneficio bajo la amenaza de ser cancelados.

Para Justicia y Transparencia las exigencias y cantidad de recursos gastados en las campañas políticas ha constituido uno de los mayores reveses para la democracia, restándole calidad a los procesos eleccionarios, sin tomar en cuenta el trabajo, la trayectoria, aportes, méritos y prendas morales de los candidatos, por el contrario ganando las candidaturas y puestos a partir de la más diversas prácticas clientelares, convirtiendo las posiciones en verdaderos negocios.

La división del PRD y la ausencia de oposición en el país

Para Justicia y Transparencia, es necesario e indispensable contar con un Partido Revolucionario Dominicano unido, jugando su papel de principal fuerza opositora del país y de contrapeso natural del esquema democrático dominicano, no una agrupación política como pasa en la actualidad que bajo la dirección del Ing. Miguel Vargas Maldonado se ha convertido en una vergüenza para la democracia dominicana, dividido, con diferencias casi insalvables, y secuestrado en su democracia interna sin posibilidad de renovación.

Panorama político dominicano y la urgente necesidad de una ley de partidos políticos

La lucha intestina y encarnizada que libran en el PLD y PRD, por el control del partido y los puestos de dirección ha desbordado toda racionalidad democrática, primando los intereses familiares y grupales de sus dirigentes, alejándose de la mística y responsabilidades de los partidos para con su militancia. Bajo estas circunstancias se hace urgente un gran un pacto político con la finalidad de transformar y modernizar los partidos políticos.

De ahí que se hace necesario propiciar un consenso para la discusión y aprobación de una ley de partidos políticos, la cual deberá contemplar el aspecto relativo a la celebración de las primarias de los partidos para candidaturas y posiciones dirigenciales, el tope del financiamiento y gastos de los partidos y candidatos, la limitación efectiva de la duración de la campaña, la obligatoriedad de tomar licencia de funciones públicas para los funcionarios candidatos a cualquier posición electiva o partidaria, el castigo ejemplar de las prácticas clientelares, entre otras consideraciones.

Finalmente queremos destacar que la aprobación de una ley de Partidos y Agrupaciones Políticas se erigirá en una herramienta que transformará la vida institucional de los partidos políticos en la República Dominicana, desterrando con ello un sin número de practica lesivas a la democracia nacional.

1 Comentario

  1. No hay más alternativa que admitir que así es, Pero el planteamiento debió ser más directo y responsabilidad específicamente a Leonel Fernández y Miguel Vargas, cuya alianza siniestra ha contribuido a profundizar la corrupción a todos los niveles y a concentrar el poder en una sola fuerza política.

Comments are closed.