Compartir
El conversatorio fue dirigido por la directora para el Caribe de Traductores Bíblicos Wycliffe, Wendy Colón de Amill.

JOSE ALFREDO ESPINAL

Editor/Caribbean Digital

La Alianza Global Wycliffe y el Consejo Evangélico de Santiago realizaron un conversatorio con este objetivo.

SANTIAGO, República Dominicana./ Con el objetivo de que la comunidad evangélica de América Latina y el Caribe  colabore en la traducion de la Palabra de Dios a fin de que todos los hombres tengan la oportunidad de leer la Biblia en su idioma natal, fue celebrado en la mañana de este sábado un desayuno-conversatorio, organizado por la Alianza Global Wycliffe y el Consejo Evangélico de Santiago.

El conversatorio fue dirigido por la directora para el Caribe de Traductores Bíblicos Wycliffe, Wendy Colón de Amill.

En la actividad desarrollada en el salón Maguá del Hotel Gran Almirante, de esta ciudad, el pastor Nelson de la Rosa bendijo el encuentro y el pastor Eddy Morillo, presidente del Consejo Evangélico de Santiago, pronuncio las palabras de bienvenida.

Pastores y líderes cristianos que asistieron al encuentro desarrollado en el salón Maguá del Hotel Gran Almirante, de Santiago.

Morillo exhortó a los pastores y líderes cristianos que asistieron al encuentro a trabajar unidos y de manera incansable para que las Santas Escrituras sean difundidas a todas las poblaciones en su propia lengua.

“Agradezco a todos su presencia en esta actividad, a los directivos de Alianza Global Wycliffe, a los pastores invitados e invitados especiales”, manifestó.

El conversatorio fue dirigido por la directora para el Caribe de Traductores Bíblicos Wycliffe, Wendy Colón de Amill, quien explicó que el deseo es que toda la comunidad evangélica de América Latina y el Caribe se  una también a esta visión de traducir la Palabra de Dios a todas las etnias en su lengua natal.

“Dios nos ha dado una red de socios y la responsabilidad de colaborar por un tiempo en el movimiento de la traducción  Bíblica”, señaló.

Dijo esperar que Dios nos guíe mientras se materializa la visión 2025 que reza de la siguiente manera: “En cooperación con otros para el ano 2025 un programa de traducción de la Biblia estará en proceso en cada lengua que lo necesite”.

Colón de Amill sostuvo que para esto es necesario que las iglesias en toda América Latina y el Caribe se comprometan con el movimiento global de la traducción de la Biblia y que envíen obreros a servir en el campo.

Manifestó que en el mundo hay 2,040 lenguas sin Biblia  y sostuvo que el proceso de traducción bíblica comienza con un trabajo de investigación socio lingüística.

“La idea no es solo traducir, sino educar a la gente, por eso se hacen acuerdos con los gobiernos para iniciar el proceso de alfabetización luego de trabajar en la traducción bíblica”.

La directora regional de Wycliffe dijo que para traducir el Nuevo Testamento se requiere un periodo de ocho años, pero que el mismo puede tomarse hasta 18 años.

Expresó que para la traducción de la Palabra de Dios es importante el llamado a la oración por parte de las iglesias debido a todas las fuerzas que se oponen para lograr este objetivo.

Wendy Colón de Amill informó que existen 1983 proyectos de traducción en progreso , que se llevan a cabo a nivel mundial, para lo cual cuentan con equipos de traductores trabajando en programas de idiomas activos que representan a 2.6 billones de personas

“Nos aliamos a las iglesias y estamos trabajando en todos los continentes a través de  socios y organizaciones con  la misión de llevar la Palabra de Dios “hasta lo último de la tierra” ya que entendemos que esa palabra  transformará la vida y las comunidades”, afirmó.

No hay comentarios

Deja un comentario...