Compartir
El biólogo Sixto Incháustegui, en el Centro Cultural Banreservas, durante su conferencia sobre los alimentos transgénicos .
José Rafael Sosa
Especial/Caribbean Digital​

Un biólogo dominicano  y consultor internacional en temas del ambiente  describió las ventajas y probables peligros que implica la producción y consumo de los alimentos transgénicos.

El biólogo Sixto Incháustegui, en el Centro Cultural Banreservas,  durante su conferencia  sobre los alimentos transgénicos .
El biólogo Sixto Incháustegui, en el Centro Cultural Banreservas, durante su conferencia sobre los alimentos transgénicos .

El licenciado Sixto Incháustegui,  quien fuera profesor de biología en la Universidad Autónoma de Santo Domingo durante generaciones y que actualmente preside el Grupo Ambiental Jaragua,  sostuvo que los transgénicos  son producidos a partir de un organismo modificado genéticamente, añadiéndole  genes a otro para producir las características deseadas.

Al desarrollar su conferencia en el Centro Cultural Banrervas sostuvo que actualmente los alimentos  más  manipulados genéticamente son el maíz, cebada. algodón  y soya en una proporción del 82 % de todos los procesados.

Incháustegui sostiene las principales ventajas de la producción y consumo de los transgénicos incluyen:  la disponibilidad  de consumir alimentos con más vitaminas, minerales y proteínas, y menores contenidos en grasas: cultivos más resistentes a los ataques de virus, hongos o insectos sin la necesidad de emplear productos químicos, lo que supone un ahorro económico y menor daño al medio ambiente y  mayor  resistencia a  los herbicidas, al mantener  los rendimientos, reduciendo el número y la cantidad de productos empleados y usando aquellos con características ambientales más deseables.
Otras ventajas de los transgénicos un mayor tiempo en la conservación de frutas y verduras, aumento de la producción, disminución de los costos de la agricultura y  cultivos tolerantes a la sequía.

Los peligros

El experto conservacionista indicó que el principal es que no ha transcurrido el tiempo necesario para saber si tienen o no efectos dañinos por el consumo.

Sixto Incháustegui  dijo que  con los transgénicos pueden provocar el rechazo  frente al gen extraño; que los genes no desarrollen el carácter de la forma esperada; que sean ofrecidos al público sin etiquetar especificando el procedimiento biológico para obtenerlos.
Regulación

El experto dijo que acuerdos internacionales y legislaciones de los países demandan que los fabricantes etiqueten indicando que son transgénicos, lo cual es rechazado por los productores porque entienden que  podrían en su contra a los consumidores.

No hay comentarios

Deja un comentario...