Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

 

 

SANTIAGO, RD.- Este arbusto, también llamado berenjena silvestre, berenjenita cimarrona, crece silvestre y forma parte de la familia Solanácea.  Su tamaño puede alcanzar los tres metros de altura, tiene espinas cortas y gruesas.  Se parece mucho a la planta de la berenjena comestible, pero crece más.

 Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Es nativa de Las Antillas.  La berenjena cimarrona se usa con frecuencia para injertarle berenjena de la comercial y así garantizar mayor resistencia a las plagas.  Sus hojas son asimétricas y están cubiertas de bellos.  Las flores son blancas y agrupadas.  Produce un frutito globoso como del tamaño de una cereza criolla, de color verdoso cuando está tierno y que va cambiando a amarillo a medida que va madurando.   Tiene muchas semillas pequeñas en su interior.

 

USOS

 

Es usado tópico, después de macerado para calmar los dolores de las articulaciones.  Se recomienda además, hervido para darlo a tomar a las personas con virosis gripal y cuando hay ardor al orinar (disuria), que no es una enfermedad sino una manifestación presente en numerosos trastornos del riñón y de las vías urinarias.

Cuando hay amigdalitis se fríe el fruto maduro en aceite de higuera y se pone en compresas sobre la región submaxilar. También se aplica de esta misma forma en parotiditis (papera) y espinillas.  Se ha reportado actividad antiespasmódica en la tintura de las hojas.

El fruto macerado, después de calentado se aplica en las inflamaciones de las articulaciones y de cualquier otro tipo.

A pesar de que se usan como tal, varios estudios han demostrado que las hojas de esta planta no tienen acción diurética, hipoglicemiante ni anticoagulante.

 

SUSTANCIAS ACTIVAS PRESENTES EN LA BERENJENA CIMARRONA

 

En algunos lugares se echan los frutos maduros en las sopas y son dados a tomar a las personas afectadas de diabetes.  Sin embargo, en varios estudios se han encontrado principios tóxicos como la solanina, que todavía se utiliza mucho en el tratamiento de parasitosis intestinales como tenias y parásitos redondos, a los cuáles paraliza; pero debido a su alta toxicidad se aconseja no utilizar este antiparasitario.

 

FALTA DE COINCIDENCIA ENTRE LOS RESULTADOS DE INVESTIGACIONES

 

La planta contiene jurubina, campesterol, torvoninas A y B, hecogenina, solamargina, soladina, colecalciferol, cuscohigrina, clorogenina y solasodine.  Esta última se utiliza para fabricar esteroides, según un estudio publicado por la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Coyoacán, México, D.F.

Una investigación publicada en la Biblioteca Digital de Medicina Tradicional Mexicana demuestra que la decocción de las hojas de esta planta es capaz de producir depresión del sistema nervioso central de los animales de experimentación incluidos en el estudio tomado como base para hacer esta afirmación.

Según da a conocer la Revista Cubana de Plantas Medicinales en su Volumen 15, No. 2, correspondiente a la edición abril-junio del año 2010, la Solanum torvum, conocida en la República Dominicana como berenjena cimarrona, es usada en medicina tradicional de ese país como antimicrobiana, antiartrítica y para desinflamar.   No se reportó ninguna toxicidad en los animales de experimentación a los que se les dio a tomar durante cuatro semanas la decocción de los tallos y hojas de la planta.

El Journal de Etnofarmacología en su volumen 126 del 29 de octubre  del año 2009 reportó que hubo una reducción significativa de los niveles de la presión sistólica de los casos experimentales incluidos en un estudio, al usar el extracto alcohólico de las hojas                                                                                                                                                                                   de la berenjena cimarrona.  Esto nos orienta a favor de que realicemos estudios apegados a las normas científicas y de bioética establecidas en seres humanos con el objetivo de luego de probar, incluir fármacos elaborados con esta planta para el tratamiento de esta enfermedad y sobre todo, demostrar si los preparados tienen capacidad de producir un descenso importante de la presión diastólica que es la de mayor valor para los fines de evaluar los resultados del tratamiento.

Otra investigación cubana, publicada por la Revista Institucional del Grupo Empresarial de Producciones Biofarmacéuticas y Químicas, Labiofam, presentadas en su publicación No. 1 del año 2010, demostró que el extracto acuoso de las hojas de esta planta, administrado a los animales que formaron parte del grupo incluido en el estudio no produjo efectos toxicológicos ni daños a los genes de sus espermatozoides.  Esta información nos demuestra con claridad incuestionable que la berenjena cimarrona no tiene problemas para el uso común que le da la población.

Debemos tener mucha cautela con el uso de esta planta debido a la contradicción -respecto a la toxicidad- existente entre los resultados de las investigaciones realizadas.

No hay comentarios

Deja un comentario...