Compartir
Carlos Amarante Baret. Archivo.

Caribbean Digital

La experticia llevada a cabo por la Cámara de Cuentas cubrió las administraciones de José Aníbal Sanzs Jiminián y Carlos Amarante Baret.

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-La Cámara de Cuentas de la República habría detectado irregularidades y dispendios de fondos públicos en la Dirección General de Migración por más de 800 millones de pesos, durante las administraciones de Carlos Amarante Baret y el general José Aníbal Sanz Jiminián.

Carlos Amarante Baret. Archivo.

El informe de auditoria financiera fue levantado por el organismo oficial en el período comprendido entre el  primero de enero al 31 de diciembre del 2008, que se dividieron ambos funcionarios.

Los auditores de la Cámara de Cuentas revelan que durante el periodo auditado pudieron confirmar que la Dirección General de Migración evadió la entrega de RD$226.6 millones de pesos a la cuenta del Tesoro Nacional de la República.

Los fondos fueron obtenidos por la institución a través del cobro de impuestos por concepto de renovación de residencias a extranjeros, exámenes médicos, certificaciones, cobros a líneas aéreas y penalidades a turistas que violan su tiempo de permanencia autorizada en el territorio dominicano.

Según revela el informe, RD$143. 7millones fueron retenidos irregularmente durante los meses de  enero- agosto de 2008, en la gestión de Carlos Amarante Baret, mientras que RD$ 82.9 millones se dejaron de entregar a la Tesorería Nacional en el período  septiembre- diciembre del mismo año, en  la administración del general José Aníbal Sanz Jiminián.

La Cámara de Cuentas criticó, además, el uso de RD$188.1 millones en pago de nóminas duplicadas para beneficiar a funcionarios del organismo y de otras instituciones del Estado  mediante la duplicidad de cargos y de trabajo pagado y no realizado (botellas)

La auditoria de la Cámara de Cuentas no detalla en qué fueron utilizados los citados dineros públicos.

La parte legal del informe indica que ambos funcionarios violaron la Ley 567-05,  que establece que son funciones de la Tesorería Nacional, percibir, centralizar y registrar los ingresos públicos recaudados en el territorio nacional como en el exterior.

Los investigadores hallaron  que en la  gestión de Amarante Baret se expidieron cheques por un monto de RD$ 104 millones  por concepto de compras de materiales de construcción a nombre de personas que supuestamente recibieron esos insumos en calidad de donación.

Los auditores establecen que las autoridades de Migración no pudieron presentar la documentación que demuestre que los cheques fueran retirados por los supuestos beneficiarios. Además, Migración no es una institución de caridad pública ni de asistencialismo social, y al disponer la donación de los fondos que administra incurre en una desnaturalización de sus tareas y responsabilidades.

Los auditores de la Cámara de Cuentas señalan que dentro de las atribuciones del director de Migración no está la de realizar obras de beneficencia social.

La Cámara de Cuentas criticó, además, el uso de RD$188.1 millones en pago de nóminas duplicadas para beneficiar a funcionarios del organismo y de otras instituciones del Estado  mediante la duplicidad de cargos y de trabajo pagado y no realizado (botellas).

Estos fondos fueron utilizados en “pagos especiales”, “compensación salarial” y “gastos de representación” para funcionarios, en  violación al decreto No 538-03 del Poder Ejecutivo, según indica el informe.

Los auditores encontraron también que al menos dos altos funcionarios de esa institución que figuraban en nóminas diferentes  con sueldos y posiciones distintas.

Algunos casos

El señor victoriano Fabián  devengaba un salario de 46 mil pesos mensuales como  asistente del director de Migración y otro de 16 mil por dirigir el Departamento de Investigaciones de esa institución.

Asimismo, la señora Teresita Mercedes Bencosme devengaba un  sueldo de 46 mil pesos como asistente del director y otro de 20 mil como consultora jurídica del organismo.

Los auditores encontraron que los recursos  asignados esa institución a través  de la Tesorería Nacional, al 31 de diciembre del 2008, por valor de RD$ 112.2 millones de pesos, no fueron asentados en los estados financieros del sistema de contabilidad de la entidad, sino en un informe interno de contabilidad paralela.

Los funcionarios de la Dirección de Migración se adjudicaron en el 2008 una partida de 1 millón 400 mil pesos por concepto de gastos de representación, que fueron utilizados en la compra de cosméticos y regalos.

General José Aníbal Sanz JiminiánEl general Sanz Jiminián gastó la suma de 200 mil pesos en combustible para el vehículo asignado en apenas cuatro meses, según revelan los documentos recogidos por la cámara de Cuentas.

En la gestión de Carlos Amarante Baret, durante el periodo mayo-agosto del 2008, se registró una deuda con suplidores por un monto de  RD$ 237. 8 millones, que no fueron registrados en el balance general de la entidad, en violación a las normas de contabilidad aplicadas al sector público.

Otras de las irregularidades financieras encontradas durante las administraciones de Amarante Bart y Sanz Jiminián en Migración, fueron los impuestos dejados de pagar a la Dirección General de Impuestos Internos, en violación al Código Tributario.

La Cámara de Cuenta considera en su informe, que ambos funcionarios incurrieron en  irregularidades y dispendio de fondos públicos, actuando al margen de la Ley, existiendo sobre ellos indicios de responsabilidad penal.

Actualmente el mayor general José Aníbal Sanz Jiminián dirige la Autoridad  Metropolitana del Trasporte (AMET) y Carlos Amarante Baret forma parte de la Comisión de Transición del presidente electo Danilo Medina. Por ser uno de los dirigentes peledeístas de más confianza con el presidente electo, se da como un hecho que Amarante Baret ocupará una importante posición en el gobierno que comenzará el 16 de agosto.

Fuente: Acento.com.do

No hay comentarios

Deja un comentario...