Compartir
Rafael Genao Arias, José Santiago Reinoso Lora, Mónica Lorenzo, María Del Carmen.

Servicios/Caribbean Digital

LA ROMANA.– La Asociación Cibao de Ahorros y Préstamos inauguró su oficina número 43, con las nuevas instalaciones de la sucursal La Romana, poniendo a disposición de las familias y el comercio romanense, la experiencia de casi 50 años, labrada en una trayectoria responsable, transparente y de crecimiento continuo.

Rafael Genao Arias, José Santiago Reinoso Lora, Mónica Lorenzo, María Del Carmen.

El presidente de la Junta de Directores, Santiago Reinoso, valoró la importancia que representa para la institución tener presencia en la Región Este, por el dinamismo de su economía y el trabajo productivo de sus hombres y mujeres.  Manifestó  que “Hoy compartimos el fruto del respaldo constante y de la confianza que han depositado nuestros asociados, inversionistas, prestatarios y promotores de proyectos inmobiliarios y comerciales”.

“Nuestra solvencia y estabilidad financiera, el apego al cumplimiento de las normas y una filosofía de servicio cálido y solidario con las comunidades a las que servimos, han sido los pilares sobre los que se ha sustentado nuestra historia desde 1962”, expresó.

“Como Institución, aproximándonos a medio siglo de servicio interrumpido en el mercado financiero dominicano, nos enorgullece conservar un lugar privilegiado entre las diez primeras instituciones financieras del país, con una participación  de aproximadamente un tercio del negocio dentro del sistema financiero mutualista”, agregó Santiago Reinoso.

Al 31 de marzo de este año, los activos de la Asociación Cibao ascendieron a RD$29,991 millones de pesos y su patrimonio a RD$6,650 millones de pesos, con un índice de solvencia que ocupa el segundo lugar en el sistema financiero nacional.

Al finalizar el acto de bendición de la sucursal, en el cual estuvieron presentes importantes empresarios, personalidades de la ciudad y ejecutivos de la ACAP, los invitados disfrutaron de un cóctel en un ambiente festivo y de camaradería con  la amenización de un cuarteto de jazz.

No hay comentarios