Compartir

Caribbean Digital

Abuja,  (PL) A 110 ascendían este miércoles los muertos a causa de choques entre islamistas y cristianos desde el domingo último en el norte nigeriano.

La violencia confesional, que asume límites pocas veces vistos en los últimos años, se extendía este miércoles a otras localidades septentrionales a causa de represalias por ataques musulmanes contra iglesias cristianas.

Unos 70 fallecidos se reportaban en las últimas horas solo por venganzas mediante atentados con bombas y armas de fuego y golpizas, tras los ataques a sitios cristianos de culto.

Los asaltos a dos templos se produjeron en la ciudad de Zaria, en el noroeste, por agresores suicidas que emplearon explosivos.

Otros disturbios obligaron a decretar sendos toques de queda para las capitales de los estados de Yobe y Kaduna, aunque la medida no pudo detener los choques entre ambas denominaciones.

La organización radical islámica Boko Haram continuaba siendo blanco de acusaciones del Gobierno y de líderes cristianos, a partir de que reivindicó asaltos a las iglesias con balance de unos 40 muertos.

El Gobierno ha vinculado a la secta extremista con funcionarios que supuestamente la protegen o apoyan en sus operaciones tanto contra instalaciones castrenses como cristianas.

Boko Haram, cuyas acciones son más frecuentes en el norte de mayoría islámica, donde pretende instalar un estado musulmán regido por la ley Charía, actúa casi con impunidad, según fuentes cristianas.

La extensión de sus ataques contra comunidades católicas, cuya población tiene mayor peso en el sur, ha despertado una sangrienta reacción de los cristianos, que ultiman a los islámicos en plena calle.

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios

Deja un comentario...