Compartir
El presidente Danilo Medina conversa con el arzobispo Ramón Benito y el ministro Ramón-Monchi-Fadul, al finalizar un Tedeum en la catedral Santiago Apostol. Foto de archivo/Caribbean Digital

Servicios/Caribbean Digital

 

 

El arzobispo de Santiago proclamó este miércoles que a la República Dominicana  le falta vencer las batallas de la pobreza, ignorancia, violencia de las leyes, narcotráfico y corrupción, tráfico de armas y la violencia contra la mujer, al igual que los patriotas vencieron los enemigos durante la Batalla del 30 de marzo, tarea que encomendó al presidente Danilo Medina, al encabezar el Tedeum con motivo del 169 aniversario de esa gesta.

El presidente Danilo Medina conversa con el arzobispo Ramón Benito y el ministro Ramón-Monchi-Fadul, al finalizar el Tedeum en la catedral Santiago Apostol. B. García
El presidente Danilo Medina conversa con el arzobispo Ramón Benito y el ministro Ramón-Monchi-Fadul, al finalizar el Tedeum en la catedral Santiago Apostol. B. García

En el acto religioso que tuvo lugar en la Catedral Santiago Apóstol, Ramón Benito de la Rosa y Carpio, manifestó que al igual que él los presentes están de acuerdo de que en realidad hay que librar muchas batallas, al menos siete realidades que esclavizan y amenazan las libertades de la sociedad dominicana, las cuales procedió a enumerar.

El presidente de la Cámara de Diputados Abel Martínez, el alcalde Gilberto Serulle y el senador Julio César Valentín.

El presidente de la Cámara de Diputados Abel Martínez, el alcalde Gilberto Serulle y el senador Julio César Valentín.

En primer lugar dijo que es necesario librar la batalla contra la pobreza extrema o sociológica, porque el pobre social, no goza de plena libertad, no puede ir ni moverse donde quiera, porque la pobreza de los dominicanos del siglo XIX, nos hizo débiles y fue puerta abierta para la invasión haitiana.

En segundo lugar citó la batalla contra el narcotráfico “talvez la mayor invasión esclavizante moderna de los territorios nacionales y la humanidad y segundo mayor negocio del mundo la batalla contra el trófico y distribución indiscriminada de armas instrumento de muerte e inseguridad”.

Arzobispo encomienda al presidente Medina batallas faltan por librar en el país2

José Ramón Peralta, Margarita Cedeño, Danilo Medina y Monchi Fadul.

De la Rosa y Carpio, consideró el tráfico de arma como el mayor negocio  ílicito del mundo como si la criminalidad y el uso de armas se tornara tan temible como la ocupación haitiana u otra dictadura de corte Trujillista.

Puntualizó que otra batalla que hay que librar es la batalla contra la corrupción, porque ésta y los corruptores se parecen a los dominicanos que por intereses propios apoyaron abiertamente a Boyer y sus gentes.

“La corrupción es la peor de las esclavitudes, porque corroe las bases misma de la nación y séptima  y última enumerada por mi es la batalla contra la esclavitud de la mujer, manifestada en la aún reinante machismo familiar el así llamado feminicidio”, precisó.

Manifestó que en este se incluye el abuso de las adolescentes y el triste tráfico de muchachas para el trabajo forzado y la explotación sexual comercial en unos 70 países donde hay dominicanas explotas y sacrificadas de esa manera.

El religioso reconoció que no sólo estas son las esclavitudes que afectan a la sociedad dominicana, ni tampoco todos son afectados por estas formas de opresión, pero sin  lugar a dudas, todos estamos amenazados por ellas y pueden irse extendiendo como una sombra que nos arropara a todos.

De la Rosa y Carpito sostuvo que estas batalles las tenemos que librar todos los dominicanos, Estado, empresarios, es decir productores de riqueza, pequeños, medianos y grandes y toda la sociedad civil ésta vez enfrentando potencias extranjeras apoyadas por dominicanos.

Reconoció que gracias a Dios se ven aquí y allá signo de que estamos en pie de lucha, porque aunque no son ciertamente signos de victoria total, pero si signo de esperanza.

Explicó que en el caso de la batalla contra la pobreza se destacan los programas sociales que implementa el Gobierno a través de las instituciones que tienen a cargo esa tarea y los planes de desarrollo estratégico que se llevan a cabo en las provincias, pequeñas y medianas empresas y construcción de planes de viviendas.

Dijo que en la batalla contra la ignorancia se destaca la aprobación del 4% del Producto Interno Bruto, para la Educación y programa de alfabetización, programas de créditos, es una iniciativa de la lucha contra ignorancia.

En el caso de la batalla contra la violación de las leyes puso de manifiesto el caso de las tierras de Bahía de Las Aguilas, lucha en la cual se unieron el presidente de la República y la sociedad civil, para dar una solución adecuada en el marco institucional de las leyes.

De la Rosa y Carpio destacó que en el caso de la corrupción, quizás el más dura de las batalles que se libra, se destacan los funcionarios cancelados por el presidente de la República, por intento de corrupción y de personas que le apoyaron y luego vivieron a buscar lo suyo, lo que fue rechazado por el presidente Danilo Medina.

Mientras que en la batalla contra el narcotráfico destacó las constantes incautaciones de cientos de quilos de drogas y la detención de altos oficiales involucrados en estos casos, lo que constituye uno de los mejores signos de lucha.

En el oficio religioso el mandatario estuvo acompañado de la vice-presidenta de la República Margarita Cedeño de Fernández, la gobernadora, Aura Toribio, el ministro de Interior y Policía, José Ramón Fadul, el alcalde de Santiago, doctor Gilberto Serulle.

Además el senador de la provincia Julio César Valentín y el presidente de la Cámara de Diputados Abel Martínez, entre otras personalidades y militares del cuerpo de seguridad del jefe de Estado.

Previo a esta actividad que se inició a las 11:00 de la mañana, las autoridades provinciales y municipales habían realizado los actos protocolares concerniente al aniversario de la gesta patriótica en la que se distinguieron los generales José María Imbert, Fernando Valerio, Francisco Antonio Salcedo, entre otros.

Esos se iniciaron con el Enhestamiento de la Bandera Nacional en el Fuerte de Dios del Parque José María Imbert, localizado entre las avenidas 27 de febrero y Las Carreras de aquí, a las 8.00 de la mañana.

Este acto fue encabezado por la gobernadora Aura Toribio, el alcalde, doctor Gilberto Serulle, la Su-ministra de Educación Isabel Ureña, el presidente de la Comisión Nacional de Efemérides Patrias, el historiador santiagués,  Robert Espinal, el coronel de la Segunda Brigada del Ejército Nacional, coronel Rubén Darío Contreras.

La fecha de conmemoración que correspondían, al pasado sábado 30 de marzo fue cambiada para ayer miércoles 3 de abril, debido a que la fecha coincidió con la Semana Santa.

No hay comentarios

Deja un comentario...