Compartir
Monseñor de la Rosa y Carpio. Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

Monseñor de la Rosa y Carpio comicios debiera ser  época con “sabor a fiesta”.

SANTIAGO, RD./El arzobispo de Santiago, monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, lamentó que en este mes por las elecciones, surgen temores, inseguridad, la desconfianza y el síndrome del fraude, cuando debiera ser una época “con sabor a fiesta”.

Monseñor de la Rosa y Carpio. Archivo.

Monseñor de la Rosa y Capio dijo que hay miedo a una ruptura de institución, de la institución democrática, “el mayo florido entonces se tambalea y tiembla y pierde su sabor festivo”.

“Las elecciones, incluido el período de campaña, el mismo día de las votaciones y el post-electoral, podrían y deberían ser un tiempo con sabor a fiesta”, agregó en su artículo Un Momento del Digital 55.

Dijo el arzobispo que al fin y al cabo, unas elecciones son una celebración de la conciencia, de la libertad, de la autodeterminación de los pueblos.

Sostuvo que  hay pues debajo del tiempo electoral, un tiempo de fiesta que no alcanza todavía a manifestarse plenamente en el mes de mayo.

“Lo que voy a decir ahora no es nuevo, lo escribí en el año 2000, en el mes de mayo, y lo recogí en mi libro “Más Allá de un Momento”, en su Tema número 7, digo así: “El mes de mayo en la República Dominicana, es el mes de las lluvias, el mes de las flores, el mes de las madres, el mes de las elecciones, y en la Iglesia un mes especialmente dedicado a María Virgen y Madre, flor de la humanidad”, agregó.

Sostuvo que el mes de  mayo, es realmente un mes florido, festivo, primaveral, en el más amplio de los sentidos, sólo que cada cuatro años -cuando hay elecciones- se caldea, a veces se le agita, se le mueve, entonces calles se llenan de multitudes, de ruidos, de banderas, de discursos, de los colores de los diferentes partidos.

No hay comentarios

Deja un comentario...