Compartir

POR MIGUEL CRUZ TEJADA

NUEVA YORK. Setenta dominicanos fueron arrestados y acusados de promover y organizar peleas de gallos -que están prohibidas- con apuestas en tres condados de Nueva York. Los investigadores informaron la confiscación de 3,000 gallos durante el operativo.domi

Los imputados cayeron en la “Operación Gallo Bravo”, encabezada por la Unidad Contra el Crimen Organizado de la Procuraduría General del Estado, la Asociación de Protección Animal (ASPCA) y agencias municipales y estatales de la ley, entre estas, departamentos de policías de las demarcaciones en las que se ejecutaron las redadas y los arrestos.

Entre los detenidos figuran los hermanos Manuel y José Menéndez Cruz, quienes estaban a cargo de una finca comercial que había sido cerrada en el suburbio Plattekill; Noel Castillo, Francisco Suriel, Orlando Bautista y Edward Medina.

El Fiscal General del Estado, Eric Schneiderman dijo que los gallos están en condiciones físicas deplorables, lo que revela la naturaleza de los abusos a los que esas aves eran sometidas por los sospechosos y la brutalidad con la que se les trataba.

“Estas redadas han abierto una nueva ventana en la subcultura ilícita de las peleas de gallos, que ha persistido en Nueva York a pesar de que fueron reprimidas en el pasado”, señaló el fiscal estatal.

La investigación duró varios meses y las redadas comenzaron silenciosamente con más de 70 agentes encubiertos se apostaron en las inmediaciones del elevado de la parada del tren J en Jamaica (Queens) a la espera de que los apostadores llegaran el sábado en la noche.

Los clientes, observados por los policías, pagaron una entrada de $40 dólares por cabeza y entraban al sótano, donde había un “ring” circular improvisado y varios gallos en sacos, listos para las peleas.

Los espectadores estaban disfrutando de una de las peleas, cuando fueron sorprendidos por un contingente de agentes estatales, el Departamento de Seguridad Nacional y oficiales de ASPCA, que descendieron a la escena, interrumpiendo el espectáculo y arrestando a todo el que se encontraba en el sótano.

“La brutalidad que está asociada con estas peleas, es sorprendente”, dijo Matthew E. Bershadker, presidente de ASPCA . “Si usted tiene un alma y una conciencia, sabe inmediatamente que se trata de una acción vil, porque esos animales sufren terriblemente”, añadió Matthew.

Diario Libre

No hay comentarios