Compartir
En tiempo de zafra muchos motoristas son atrapados sin su casco protector. Archivo

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

 

SANTIAGO, República Dominicana. La AMET (Autoridad Metropolitana de Transporte) es un organismo creado para regular el tránsito terrestre en el país, pero por mas esfuerzo que haga no logra su propósito.

En tiempo de zafra muchos motoristas son atrapados sin su casco protector. Archivo

Más que un organismo regulador, en la mayoría de los casos funciona como un ente fiscalizador y recaudador.

Por ejemplo; en tiempos de zafra, es decir, cuando se debe renovar el marbete de la placa y en la batida contra los motoristas, los agentes de la AMET están más atentos a perseguir a los choferes que no hayan adquirido el marbete, así como en acecho de aquellos que transiten sin el casco protector en las motocicletas.

En cambio, la vigilancia para evitar, o en otros casos perseguir a quienes violenten la Ley de Tránsito, es prácticamente nula.

Además, llama poderosamente la atención el hecho de que los agentes de la AMET solo cumplan con un horario de trabajo hasta las 6:00 de la tarde.

Es decir, después de esa hora del día el chofer que conduce su vehiculo sin luz, sin placa, sin el marbete, sin el cinturón de seguridad, aquel que maneja hablando por el celular o el que se estaciona en un área restringida no tiene problemas con las autoridades, ya que no hay quien lo impida.

Con mucha frecuencia, los choferes viajan en sus vehículos pesados y los motoristas por los elevados, aunque está prohibido, pisan las rayas blancas por donde debe caminar el peatón, además de que toman el carril del centro cuando van a doblar a la izquierda o viceversa.

Es un desorden, muchos conductores transitan sin licencia, sin seguro, y sin las debidas luces de sus vehículos funcionando correctamente.

Es una jungla con muchas reglas, pero nadie la cumple. Así está nuestro país.

La falta de educación del ciudadano y la dejadez de las autoridades en aplicar las leyes son las causas fundamentales del problema del tránsito en la sociedad dominicana.

No hay comentarios

Deja un comentario...