El presidente de Amaprosan, Mario Abreu, dijo que en rueda de prensa para dar a conocer su posición respecto al proyecto de ley que está bajo estudio para su aprobación, que se debe tomar muy en cuenta las realidades del sector comercial y las PYMES, ya que hay un alto grado de informalidad.

JOSÉ ALFREDO ESPINAL

joseespinal.hoy@gmail.com

 Santiago.-   -La Asociación de Mayoristas en provisiones de Santiago (AMAPROSAN), sugirió al Gobierno central adecuar la aplicación de la Ley de Lavado de Activo y de Transparencia Patrimonial, a los fines que no afecte el desenvolvimiento de las pequeñas y medianas empresas por los altos valores a pagar.

Afirmó que esta propuesta de ley que consta de nueve únicos artículos no permite a la pequeña y mediana empresa del país a la que este sector pertenece,  ajustarse de manera sincera a la misma.

El presidente de Amaprosan, Mario Abreu, dijo que en rueda de prensa para dar a conocer su posición respecto al proyecto de ley que está bajo estudio para su aprobación, que se debe tomar muy en cuenta las realidades del sector comercial y las PYMES,  ya que  hay un alto grado de informalidad.

Sostuvo que Amaprosan entiende que se deben considerar todos los bienes muebles e inmuebles no declarados.

“Entendemos que los valores a pagar son muy altos y no obstante eso, está a la discreción de la DGII de acogerla o no y además esto no garantizaría la tranquilidad del sector debido a que pudiera ser objeto de revisión futura”, señaló.

Asimismo, el dirigente también dijo que hoy más que nunca están dadas las condiciones para que en el país se haga una reforma fiscal integral acompañada de una amnistía fiscal.

“Una amnistía fiscal integral tiene por objeto fundamental reformular todo el sistema tributario nacional a los fines de hacerlo más eficiente, práctico y funcional que debe estar acompañada de una necesaria amnistía fiscal que permita a los diversos sectores contributivos poder ajustar su estatus ante el estado mediante el pago de un monto determinado y así transparentar sus capitales y operaciones”, agregó.

Abreu manifestó que reformular el sistema fiscal dominicano debe ser el resultado de una propuesta consensuada que permita revisar con carácter de urgencia las penalidades, recargos y multas existentes y adicional todo un conjunto de normas dispersas y complejas que crean graves dificultades para el contribuyente y el estado ya que es una de las razones principales de las evasiones fiscales.

Cree que con un sistema contributivo simple, práctico y funcional se reduciría la informalidad y con ello la evasión fiscal.

“Una amnistía fiscal va a permitir la transparencia e integración de potenciales contribuyentes así como aumentar considerablemente las recaudaciones fiscales, de manera justa”, señaló.

El presidente de Amaprosan explicó que es innegable la gran cantidad de inmuebles que no han sido transferidos a su legítimo propietario y que no son el resultado de ningún lavado de activo, sino más bien de un descuido o simple conveniencia personal en un momento dado y que hoy en día ven en la ley 155-17 una traba para su normal transferencia.

Zoom

No quieren trauma

Amaprosan dijo que el país necesita una mediana y pequeña empresa que se coloque a la vanguardia de crecimiento y garantía de más de un millón de empleos sanos por lo que debemos garantizar que la aplicación de la ley 155-17 no sea un trauma más.

Además, cree que es impostergable la eliminación del cobro de anticipo a las Mipymes, porque entiende que esto atenta contra la estabilidad económica del 95% por ciento de las empresas dominicanas.

Deja un comentario...