Compartir

Robert Martinez

Redacción/Caribbean Digital

Ex oficial envía pertenencias a la sede de la DRCCPN.

SANTIAGO, RD.-Las autoridades policiales y judiciales allanaron en la mañana de ayer la suntuosa residencia del primer teniente Fernando de los Santos (La Soga), quien es perseguido por supuestamente dirigir una banda de sicarios, responsables de la ejecución de dos jóvenes del ensanche Libertad, y de otros hechos delictivos, en Santiago.

La vivienda, que según se dice vale millones de pesos, del tristemente célebre oficial de la Policía está ubicada próximo al restaurant Camp David, en la zona de Gurabo y Jacagua.

Así mismo, se conoció que La Soga envió con una persona todas las pertenencias que tenía cargadas de la Policía Nacional, incluyendo armas de fuego, carnet de identificación, esposas, chalecos y gorra.

Este estaba de puesto en Mao, cuando supuestamente fue contratado por 250 mil pesos por los empresarios Juan Silverio Ureña, de San Francisco de Macorís, y Gonel de Jesús Lanfranco Castro, para que ejecutara a los jóvenes Heriberto  Torres Mirabal y a un amigo de este.

Ambos comerciantes están presos y ayer lunes se les conocería medida de coerción por el hecho, según dijo la Fiscal Reinoso Gómez
A La Soga, lo contrataron como sicario para ejecutar a dos jóvenes del Ensanche Libertad que posteriormente fueron asesinados y lanzados a la Presa de Tavera y en el municipio de Sabana Iglesia, respectivamente.

Los datos están contenidos en una investigación que lleva a cabo la procuradora Fiscal de Santiago, Jenny Berenice Reinoso Gómez, sobre la muerte a tiros y puñaladas de Torres Mirabal y del amigo de este.
Según trascendió, la fiscalía cuenta con vídeos y llamadas telefónicas gravadas como pruebas de la supuesta implicación del primer teniente de los Santos en los hechos de los cuales se le acusa.

No obstante, de los Santos niega la acusación formulada en su contra y asegura que no es cierto que tengan vinculación con la banda de sicarios, como lo denunció el jefe de la Policía y la Fiscal de Santiago.
De acuerdo al jefe de la Policía, mayor general José Armando Polanco Gómez, en la pesquisa se determinó que La Soga cobraría 200 mil y los otros 50 mil se los entregaría Lanfranco.

La Soga es perseguido por la Policía acusado de pertenecer a una banda de sicarios que, además de la muerte de los dos jóvenes amigos, se le atribuye otros hechos tipificados como sicariatos.

Los jóvenes fueron raptados y ejecutados por la banda que alegadamente dirige el tristemente celebre oficial. La Soga habría ejecutado a Torres Mirabal y habría pagado 20 mil pesos a otro sicario del grupo para que matara al amigo de éste, cuyo cadáver amordazado y atado de pies y manos fue encontrado con heridas de cuchillo en Sabana Iglesia.

Hace un tiempo La Soga, muy amante de las peleas de gallos, adquirió notoriedad cuando se convirtió en un despiadado exterminador de ¨delincuentes¨. En esa ocasión se denunció insistentemente que además de malhechores, este oficial ejecutaba personas por encargo y que luego la
Policía informaba que eran delincuentes y que estaban fichadas.

En la jefatura del mayor general Pedro de Jesús Candelier, Fernando de los Santos (La Soga) pasó, junto a un grupo de miembros del Ejército Nacional, a formar parte de la Policía.

De los Santos había ingresado al Ejército como deportista y se destacó  como atleta de campo y pista, disciplina donde llegó a representar al país en competencias internacionales.

En los finales de la década del 90 y a principios del 2000, La Soga se ¨destacó¨ en Santiago cuando junto a los agentes policiales conocidos como Cabrerita (asesinado), Lopecito (hoy mayor de la PN), Peniche, Peña, y La Cobrita conformaron el temible equipo exterminador de delincuentes conocido también como el Escuadrón de la Muerte de la Policía.

En esa ocasión, La Soga era protegida por un exsíndico y exsenador de Santiago, con quien posteriormente cayó en desgracia. Hoy es perseguido activamente por sus propios compañeros de arma.

No hay comentarios

Deja un comentario...